09/08/2022
12:35 PM

Más noticias

Rescatan a ingeniero antes de ser descuartizado en Tegucigalpa

El ingeniero agroindustrial dijo que parece que lo confundieron con un miembro de una banda criminal.



Tegucigalpa, Honduras

“Gracias a Dios por darme esta segunda oportunidad de vivir, gracias a mi Señor, me alumbró el camino, me pude escapar, porque yo me les escapé”, repetía un ingeniero agroindustrial que estuvo a punto de ser asesinado por criminales que lo tenían secuestrado en una denominada “casa loca” en Tegucigalpa.

La persona -de quien por seguridad se omite su nombre- asegura que logró escapar de sus raptores de un edificio abandonado adonde lo tenían cautivo, amarrado de pies y manos, entre sexta y séptima avenidas, quinta calle de Comayagüela.

Minutos después de haber salido corriendo del lugar fue auxiliado por agentes de la Policía Preventiva que andaban en un patrullaje de rutina, quienes capturaron a cinco supuestos implicados en el acto delictivo y a otro para investigación.

El afectado fue trasladado al Hospital Escuela Universitario a recibir asistencia médica, ya que presentaba golpes y lesiones graves en la cabeza que le propinaron los malhechores.

Foto: La Prensa

Cuchillos, pelucas, marihuana y otras evidencias les decomisaron a los detenidos.
Denuncia ciudadana

El subcomisionado José Antonio Domínguez, jefe de la Unidad Metropolitana (Umep 2) del barrio Belén de Tegucigalpa, dijo que gracias a llamadas que recibieron de la ciudadanía lograron rescatar a la tercera persona en menos de una semana.

Agregó que la acción sucedió en una “casa loca” en la que antes funcionaban los billares Torito. En el rótulo del inmueble dice billares El Puma.

Agregó que recibieron una llamada a través de la cual denunciaban que en el sector había unas personas sospechosas, por lo que varios policías llegaron al lugar.

Tras rescatar al afectado procedieron a la captura de los sospechosos Ramón Antonio Rodas Cano, Edgar Omar Sandoval Amador, Santos Tomás Sosa Cáceres, Indira García y Ana Jessy Núñez Lozano.

En el acto les decomisaron pelucas, marihuana, una cabuya, una pistola de juguete, cuchillos y sacos de nailon.

“Son los implementos que ellos utilizan para descuartizar a las personas”, expresó Domínguez. Confirmó que el ingeniero fue trasladado al hospital debido a que estaba mal de salud, porque “ya lo tenían listo para descuartizarlo”.

Confirmó que Ramón Antonio Hernández Cano ya había sido detenido porque fue sorprendido robándose una cámara de seguridad, fue remitido a la Fiscalía y salió libre.

Prosiguió que hace menos de 15 días, a través de las cámaras de seguridad, se detectó que llevaban a una persona muerta en unos sacos y en un operativo cayó el mismo sujeto con la evidencia, fue remitido y “ahorita nos topamos con la misma persona que también estaba participando en el hecho y está libre”.

Foto: La Prensa

En este edificio abandonado tenían cautivo al ingeniero.
“Me confundieron”

Cuando era trasladado al hospital, el joven rescatado aseguró que los delincuentes lo confundieron y por eso querían matarlo, “me confundieron con otra banda, yo no pertenezco a ninguna banda, yo soy ingeniero agroindustrial”, detalló.

Confirmó que él fue uno de los concursantes que participó en un show televisivo en el que se sorteaba un vehículo a cambio de hacer presentaciones artísticas.

“Yo soy Manuel Vindel y no tengo nada que ver con ninguna banda o crimen organizado, me iba a ir confundido en la colada”, recalcó.

Relató que varios sujetos lo raptaron el pasado miércoles entre las 11:00 o 12:00 pm en el momento que “yo andaba por la calle y me había echado mis copitas y vine por aquí por estos lados”. Reiteró que -posiblemente- lo raptaron porque lo confundieron con algún miembro de una banda criminal.

Yo ando tatuajes, dijo, pero son artísticos, pero que sus raptores le decían que eran de maras. “Me parece que están organizados, tienen jefes superiores y ellos no pueden tomar decisiones”, expresó refiriéndose a los sujetos que lo tenían en la “casa loca”.

Reveló que los comentarios que escuchó es que lo iban a matar y meterlo en un saco, pero se les escapó y pidió auxilio, pero “la gente es indiferente con los problemas de los demás, nadie quería ayudarme, hasta que me encontré con los policías”.

Foto: La Prensa

Una cama y otros objetos tenían los delincuentes dentro del edificio abandonado.