Roatán, Islas de la Bahía.

Las autoridades trabajan en dos hipótesis fuertes para esclarecer el asesinato contra Rick Kolinsky, quien trabajaba como gerente del complejo Infinity Bay en la zona insular del país.

Carlos Mejía, jefe de la Policía en Roatán, dijo a LA PRENSA este mediodía que “estamos trabajando con dos líneas fuertes, tenemos ya una ruta específica y creemos que estas nos llevarán al móvil correcto del crimen”.

El comisario de policía informó que las indagaciones comenzaron desde anoche por parte de las autoridades locales, sin embargo, para este viernes se programó la llegada de un equipo de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) desde Tegucigalpa. También se puso a disposición agentes de campo, técnicos y fiscales para dinamizar la investigación del caso y dar resultados pronto.

“Estamos muy interesados en resolver este caso, por lo que esperamos tener resultados avanzados en las próximas 72 horas”, prosiguió.

El funcionario policial comentó que entre los trabajos realizados está el análisis de las cámaras de seguridad instaladas en la zona y el testimonio de la persona que lo acompañaba al momento del ataque criminal, quien se encuentra fuera de peligro. También hizo un llamado específico a quienes pudieron presenciar el crimen, de acercarse a los investigadores y así colaborar en la pronta captura de los responsables.

$!En este vehículo se conducía el ejecutivo hotelero al momento de la ráfaga de disparos.

El extranjero se transportaba en su automóvil Toyota Tundra, color blanco, por la zona turística de West End. Cuando estaba estacionado frente a un negocio llamado Los Argentinos fue interceptado por dos individuos que dispararon desde un vehículo tipo turismo.

Rick Kolinsky era originario de los Estados Unidos, pero residía desde hace muchos años en Honduras. Según se supo, ayer jueves por la mañana no estuvo en Roatán y llegó a la isla en horas de la tarde después de reunirse con unos empresarios en Tegucigalpa.

Aunque la Policía aún no describe con claridad las hipótesis, se presume que una de las causas de este hecho violento es enemistades personales.

El asesinato provocó conmoción entre los habitantes de la isla, debido a que Kolinsky era un importante promotor del turismo en el país desde hace décadas.