11/05/2022
01:24 AM

Más noticias

Ocotepeque: Menor muere al caer en quebrada y ser soterrado por alud

Alejandro Rivera observaba la crecida del afluente en compañía de su hermanita de seis años, quien corrió para salvar su vida.

Ocotepeque, Honduras.

Un menor de 14 años murió al caer a una quebrada mientras observaba la crecida del afluente en compañía de una hermanita de seis años. El trágico hecho ocurrió ayer en el caserío El Poy, municipio de Ocotepeque, en el occidente de Honduras.

Alejadrino Rivera, padre del infortunado adolescente, identificado como Alejandro Rivera, relató que el pasado jueves a eso de las 6:00 pm comenzó a caer una fuerte tormenta en el sector lo que causó la crecida de una quebrada Jutiapa que pasa cerca de su vivienda.

En un descuido de los padres, Alejandro y su hermanita se fueron a orillas de la quebrada, en un terreno donde antes funcionaba el basurero municipal de Ocotepeque.

Ante la crecida de la quebrada y la inestabilidad del terreno, se produjo un deslave justo a la orilla donde se encontraban los menores. Alejandro cayó a la quebrada y fue sepultado por el alud de tierra con piedras mientras que su hermanita salió corriendo y se refugió en unos arbustos.

Un vecino del sector que pasaba por la zona presenció los hechos, rescató a la niña y dio aviso a los padres de los menores.

Inicia la búsqueda

Desde las 7:00 pm del jueves inició la busqueda del menor con la esperanza de encontrarlo con vida.

Ayer por la manaña, cuando el agua había bajado, los vecinos de la zona con palos y piochas iniciaron las excavaciones para encontrar el cuerpo de Alejadro.

Las autoridades municipales pusieron a disposición una retroexcavadora y personal para apoyar las labores de búsqueda. Se unieron rescatistas del Cuerpo de Bomberos, Copeco y hasta efectivos militares y policiales.

A eso de las 3:40 pm de hoy viernes, se logró encontrar el cuerpo sin vida de Alejandro Rivera. El cadáver presentaba golpes en la cara y una pierna fracturada.

A pesar del dolor que lo embargaba, Alejandrino Rivera, padre del menor dijo sentirse tranquilo porque al menor iba a darle cristiana sepultura a su único hijo varón.

Pobladores del sector pidieron ayuda a las autoridades gubernamentales, debido a los constantes riesgos que los amenazan en este punto fronterizo entre Honduras y El Salvador.