02/02/2023
05:55 AM

Más noticias

Muere tercer joven por la explosión de cohetería en Copán

  • 27 octubre 2022 / 22:14 PM /

Cuatro de los ocho sobrevivientes están en unidad de cuidados intensivos.

Santa Rosa de Copán

Cuatro de los ocho sobrevivientes de la explosión de una cohetería artesanal suscitada en la aldea Vivistorio, San José, se debaten entre la vida y la muerte en las salas de cuidados intensivos del Hospital de Occidente.

Anoche murió el tercer joven de nombre Orlin Adalid Álvarez Tábora (de 16 años).

En la unidad de cuidados intensivos pediátrico se encuentran ingresados los menores Mario Alberto Tábora Rivera y José Miguel Pineda Portillo, mientras que en otra sala, también de cuidados intensivos, se hallan ingresados Isaías Martínez y Cristian Ariel Portillo.

La noche del miércoles, día en que ocurrió el accidente, fueron trasladados de Santa Rosa a Tegucigalpa Mario Rolando Tábora Aguilar, Luis Alonso Villanueva y Jaime Daniel García Hernández, ingresados en la sala de quemados del Hospital Escuela.

Nelson Penman, jefe de la sala de pediatría del Hospital de Occidente, indicó que “las quemaduras están arriba del 80% de la superficie corporal, con el transcurso de las horas se van presentando complicaciones cardiacas, renales y hepáticas, lo cual provoca el deceso finalmente”.

El doctor detalló que los pacientes se encuentran aislados, sedados y en coma y se les suministran anitibióticos para contrarrestar infecciones.

Testimonio

Manuel Portillo Orellana, padre de dos de los heridos, relató que sus hijos tuvieron que trabajar en la elaboración de cohetes porque en la zona no hay fuentes de empleo. “Somos de escasos recursos y ellos buscaban ayudarme a mí, y eso es lo que más me duele”.

“Lo óptimo para los pacientes sería su traslado a un hospital especializado, pero en las condiciones que están ellos no se pueden trasladar porque podrían fallecer durante el trayecto”, lamentó.

La tarde del pasado miércoles, en una cohetería artesanal en la aldea Vivistorio, San José, se produjo una explosión que dejó a dos jovencitos muertos y otros ocho heridos, todos empleados de la cohetería.

Ayer, en medio del dolor y la tristeza, familiares sepultaron a José Renán Umaña y Yester Baide, víctimas mortales del accidente. Vecinos también cavaron otras tumbas para que, en caso de que otro fallezca, sean sepultados.