Tegucigalpa, Honduras.

La Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (FESCCO) inició el juicio oral y público del caso denominado “Operación Caudillo”.

Esta causa conllevó a la ejecución de 13 allanamientos de morada, 10 inspecciones a negocios y el aseguramiento sobre 21 bienes inmuebles, 8 sociedades mercantiles, 29 vehículos y 58 productos financieros en Copán.

En esa operación se dio captura de José María Rojas, Mario Cruz Pérez Cuéllar y Erika Leticia Gómez por suponerlos responsables de lavado de activos.

Contra los tres enjuiciados se cuenta con 226 medios prueba, entre información financiera, actas de allanamientos y decomisos, documentación de instituciones públicas y privadas, dictámenes de extracción y análisis de data de teléfonos celulares, avalúos de bienes inmuebles e informes financieros y patrimoniales.

Investigación

La investigación comenzó por denuncia recibida en octubre de 2015 en la DLCN en contra del exalcalde de Cucuyagua, Javier Adaly López Alvarado, de quien se establecía su crecimiento económico a partir del año 2005, mediante la adquisición de bienes.

En posteriores denuncias se estableció la supuesta vinculación del señor López Alvarado con actividades de tráfico ilícito de drogas a través de rutas y puntos clandestinos de la zona occidental del país y la relación con el ciudadano Mario Cruz Pérez Cuéllar en las supuestas actividades de lavado de activos.

Según el MP, se identificó el patrimonio de los investigados y su núcleo familiar, se realizó ubicación de viviendas y negocios y se recopiló la información sobre sus obligaciones tributarias, evidenciándose un patrimonio sin causa o justificación económica.

Con todo lo anterior, de acuerdo con la fiscalía, “se identificaron diversas operaciones típicas de lavado de activos” y la no justificación económica por un monto de L815,825,692.26.