21/04/2024
08:13 PM

“Nueva organización” paraliza ruta 10 de SPS por extorsión

Por cuarto día la ruta Ticamaya-centro se mantiene sin operar debido a las amenazas extorsivas de “una nueva organización” criminal

San Pedro Sula, Honduras.

La ruta 10, que abarca el corredor Ticamaya-centro de San Pedro Sula, se mantiene paralizada por cuarto día consecutivo debido a las extorsiones perpetradas por una “nueva organización” criminal.

Esta situación ha dejado a los usuarios sin opciones de transporte, obligándolos a buscar alternativas y caminar para movilizarse.

La paralización afecta a alrededor de 30 unidades del transporte urbano que operan en el corredor San Pedro Sula-Ticamaya.

Conductores y propietarios de estas unidades han denunciado la imposibilidad de continuar con el servicio debido a los cobros extorsivos impuestos por esta recién identificada organización delictiva.

Este nuevo episodio de violencia se suma a la carga económica que ya enfrentan, ya que desde hace años realizan pagos regulares a otras estructuras criminales bajo la amenaza del “impuesto de guerra”.

La población usuaria se ve obligada a buscar soluciones temporales ante la ausencia de transporte público en una de las rutas más transitadas de la zona norte de Honduras.

La incertidumbre y la preocupación crecen entre los ciudadanos, quienes se ven afectados por la interrupción constante de este servicio esencial.

Caen madre e hija, supuestas traficantes, en Comayagüela

Las autoridades locales han sido notificadas sobre la situación, y se espera que tomen medidas inmediatas para abordar esta problemática que afecta no solo a los conductores y propietarios de las unidades, sino también a la comunidad en general.

Gravedad

La extorsión en el transporte público es un problema grave en Honduras. Según informes oficiales, el sector del transporte ha sido golpeado por la extorsión, y solo en 2022 perdieron la vida más de 40 personas trabajadoras del transporte.

Honduras: decomisan 15 kilos de cocaína valorada en más de L4 millones

La extorsión a través del denominado “impuesto de guerra” es un flagelo que se ha ensanchado con el sector del transporte hondureño, arrebatándoles la tranquilidad al mantenerlos obligados a destinar gran parte de sus tarifas diarias a las estructuras criminales que operan en el país