Guanaja, Honduras.

La Fuerza de Tarea Guanaja estableció cuatro ejes de trabajo a corto y largo plazo para reconstruir la parte de la isla que sucumbió ante el fuego causado por una candela.

Los integrantes del equipo dicen que ya tienen propuestas de proyectos habitacionales, y uno de ellos fue mencionado por el presidente Juan Orlando Hernández ayer en su visita a la isla habitada por unas 6,000 personas.

“Podemos hacer dos o tres edificios aquí, así como los que se están haciendo en el valle de Sula para los afectados de Eta y Iota, y podrían ser una gran solución, y eso lo he planteado en la mesa de trabajo”, indicó. Al mismo tiempo que aseguró que el proceso de reconstrucción de Guanaja es una oportunidad para generar plazas de trabajo.

“No nos vamos de aquí hasta asegurarnos de que la gente viva dignamente”, fue el compromiso del mandatario mientras recorría la zona cero del desastre.

Francisco Herrera, rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, también mencionó que en la parte del incendio se pueden construir torres habitacionales, pero también que el alcalde -Spurgeon Miller- ya consiguió 86 hectáreas para lotificar.

Cuatro ejes. Para la fuerza de tarea la prioridad es la limpieza y la ayuda humanitaria.

Ellos ya tienen establecido un plan de cuatro ejes. Primero, la evaluación de daños, que según el último reporte de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) son 226 casas dañadas -90 de ellas destruidas - y unas 4,000 personas afectadas.

La segunda etapa se trata de la identificación y mapeo de los beneficiarios.

Los informes dados por las autoridades gubernamentales establecen que ya crearon 300 empleos entre las personas afectadas, quienes ayudan con los trabajos de limpieza.

La asistencia es prioridad en este momento, por ello se envió el buque Gracias a Dios con más de 130 toneladas de alimentos, ropa, zapatos y productos de primera necesidad y se espera que en los próximos días se inicie la colaboración internacional.

Las autoridades proyectan que las personas afectadas necesitarán ayuda por lo menos tres o cuatro meses. En la tercera fase ya se habla del análisis de reconstrucción. Aquí es donde la Unah juega un papel preponderante.

“Debemos tener claridad de cuánto espacio se dispone para poder trabajar en dos lugares específicos: la parte del incendio como tal para poder hacer torres y poder hacer una planta de esparcimiento y, además, área deportiva”, mencionó Herrera.

La Unah sugiere un diseño habitacional seguro. Llevar a cabo estos proyectos sería la cuarta y última etapa.

Todavía no hay agua potable, pero el sistema de electricidad ya fue restablecido en gran parte de El Cayo. Los trabajos de limpieza continúan, pero 15 días no serán suficientes para dejar limpio el lugar.