25/02/2024
12:55 PM

Doloroso último adiós dan a víctimas de accidente en Olancho

  • 06 diciembre 2023 /

Con mucha consternación familiares velarony sepultaron a ocho de las 11 personas que murieron en el fatídico accidente del bus que cayó bajo un puente en Talanga, Francisco Morazán.

Olancho

Diez familias lloraron en velatorios y sepelios ayer a sus parientes que murieron en el trágico accidente en la carretera de Olancho a la capital.

Aunque ayer por la tarde el número de víctimas que dejó el mortal percance del bus que cayó bajo un puente en Talanga, Francisco Morazán, subió a 11.

En el Hospital Escuela se reportó el deceso de Yanira González Murillo (de 33 años).

Miguel Ángel Hernández recordaba ayer los últimos minutos con su madre. “Solo me dijo que me cuidara y me abrazó; yo no sabía que me estaba abrazando para dejarme para siempre”, dijo mientras veía cómo amigos cavaban las tumbas para sepultar a su madre y a su sobrino.

" Él era como un hijo. Él iba a la graduación de un curso ambiental a Siguatepeque. "

Sentado bajo la galera de un sepulcro, uno de los hijos menores de la profesora María Filomena Hernández contó la pesadilla que están viviendo y los últimos momentos vividos junto a su mamá y a Bruno Damián Sánchez Hernández, su sobrino.

La aldea San Luis de Lajas, en el próspero municipio de San Francisco de Becerra, Olancho, llora la partida de una de sus más queridas habitantes.

“Nos íbamos a ir de aquí a las 3:00 de la mañana para Juticalpa, para tomar el primer bus; se durmieron y yo las desperté, nos fuimos como a las 3:40 de aquí y llegamos faltando como 15 minutos para las 5:00”, relató.

Aumentan a 14 los muertos del accidente en Talanga

Ya en la terminal de buses de Juticalpa, la maestra jubilada, su hija Evelyn Tatiana (también de oficio docente) y los hijos de Evelyn, Bruno y una menor de 11 años esperaron unos minutos hasta que abordaron el autobús de la Discovery.

No sin antes experimentar un problema con los documentos de los niños, a quienes no dejaban subir a la unidad por no llevar sus documentos de identificación. El problema fue solucionado y finalmente a Bruno y su hermana les autorizaron subir al bus con destino a la capital.

“Ahí ella me abrazó, ahí me despidió para siempre mi mamacita”, vuelve a rememorar Miguel, en medio del llanto.

La profe, como le decían de cariño en San Luis de Lajas, tenía como destino su natal Concepción, en el departamento de Intibucá. Como un agrado por haber cuidado de sus niños durante todo el año escolar, su hija Tatiana la llevaría de paseo al occidente del país para que se viera con sus hermanas, ya que la mamá (ya fallecida) de la maestra María cumplía años un 12 de diciembre y en memoria de ella tendrían el encuentro familiar.

Tatiana junto a sus hijos y su madre llegarían de sorpresa a Concepción; así lo habían planeado. Sin embargo, el final del paseo fue muy distinto a lo que todos esperaban.

La docente que laboró por más de 30 años murió en el fatídico accidente de la mañana del martes, al igual que su nieto Bruno, a quien amaba como a un hijo, según los relatos de sus deudos.

Agentes policiales y amigos cargan el ataúd con los restos mortales de Franklin Meza.

Joven promesa

Como cada uno de los que viajaban en la unidad de transporte con ruta Catacamas-Tegucigalpa tienen su historia; Franklin Omar Meza Hernández también.

El joven de 25 años tomó el bus en Catacamas a eso de las 4:00 de la mañana con la emoción de asistir al acto de graduación de un diplomado que cursó sobre conservación forestal, patrocinado por la organización Jóvenes para la Conservación Honduras (JPC), en Siguatepeque.

“Franklin era un niño muy serio, se tomaba todo en serio, muy disciplinado. Era un joven muy hábil y en donde tenía dificultades lo solventaba con la disciplina”, recuerda Marvin Flores, maestro de artística en el instituto Miguel Rafael Madrid, donde Franklin cursó sus estudios de contaduría y finanzas.

Quienes le conocieron lo consideran como un polifacético en la música, era un saxofonista de clase, aseguran. Su luz también se apagó en el mortal accidente al igual que la de otras diez personas más.

Una pariente de Ignacio Ayala se acerca al féretro para apreciar a su familiar antes del sepelio.

Las vueltas de la vida

Durante muchos años, en períodos distintos, decidió “buscarle a la vida”, y se aventuró en la travesía migratoria para trabajar en Estados Unidos; lo logró en dos ocasiones.

Pero así como se fue, también decidió regresar a su terruño para pasar con su madre lo que para él serían quizá los últimos días que estaría con ella teniendo en cuenta su avanzada edad.

Ignacio Ayala Hernández (de 52) fue uno más de los que la madrugada del martes abordó el autobús de la Discovery, sin presagiar en lo más mínimo que sería su último viaje terrenal.

Ayala tenía un mes o tal vez menos de haber regresado de Estados Unidos, pero antes de venirse del país del norte envió por vía marítima cinco vehículos para comerciarlos en Honduras. El martes hacía el último viaje a Puerto Cortés para traer el último de los cinco carros que tenía en ese puerto del Caribe, pero su vida terminó como la de las anteriores víctimas.

El infante Neizan Pagoada fue velado en la colonia Los Ángeles de Juticalpa.

Empezando a vivir

En sus 22 meses de nacido, el pequeño Neizan Jaciel Pagoada Díaz comenzaba a vivir y aunque su estado de salud era complicado, aún con sus vicisitudes, sus padres le daban lo que podían para hacer más llevaderos sus días.

En brazos de su madre Heydi Díaz, viajaron a la capital con el fin de ponerle una nueva sonda gastrointestinal y programar una cirugía. Tras el fuerte impacto del autobús en el kilómetro 31 de la carretera a Olancho, en el puente Ilamapa, Neizan resultó con fuertes golpes, pereciendo horas después en los brazos de una amiga de su mamá.

Hospitales

Mientras, los sobrevivientes del accidente continúan internos en diferentes centros asistenciales.

Saíd Norales, portavoz del Hospital Escuela, informó que en el centro asistencial permanecen hospitalizados 32 pacientes. De esa cantidad, 26 son adultos y seis son niños.

Según Franklin Gómez, subidrector del hospital, ahí están cuatro adultos y dos niños en estado de salud crítico.

“Los médicos de esta institución realizan todo lo que está en sus manos para salvar la vida de estos hondureños que se encuentran en estado delicado”.

El vocero de la institución señaló que otros cuatros pacientes fueron trasladados a hospitales privados. Mientras tanto, en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) de La Granja, están internos 11 pacientes.

Doña María Hernández y su nieto Bruno fueron velados en San Luis de Lajas, Olancho.

Hay indicios de intercambio entre la rastra y el bus

San Pedro Sula. El director de la Policía, Juan Manuel Aguilar Godoy, informó ayer que las indagaciones realizadas establecen que hay indicios de que hubo un intercambio entre la rastra y el bus que volcó.

Aguilar agregó que en imágenes obtenidas en una caseta de peaje por donde pasó el furgón se ve que no presentaba ciertos daños que tiene en la actualidad y por lo tanto se va a hacer un examen comparativo de pinturas. Explicó que hay un principio de intercambio “cuando uno entra en una escena del suceso trae cosas de esa escena y deja cosas también.

Existe un principio de intercambio entre el bus y el furgón”, refirió el jefe policial, quien dijo que en el lugar del accidente había una huella de frenado de 46 metros y están haciendo un estudio de marcas y patrones para determinar el tipo de rodaje que usaba el vehículo y el tipo de rodaje que levantaron en la escena del hecho.

La Fiscalía va a determinar con el juzgado los medio probatorios que presentaron contra el conductor de la rastra.

Juan Aguilar Godoy, director de la Policía.