La Ceiba, Honduras

LA CEIBA. El taxista Brayan Fernando Sosa de (23 años) recogió a dos pasajeros en su taxi, como normalmente lo hacía, sin imaginar que minutos después le quitarían la vida.

El crimen contra el ruletero, quien conducía la unidad con registro 0373, ocurrió cuando circulaba por una calle de la colonia Miramontes de la ciudad de La Ceiba.

El informe de la Policía establece que cuando Brayan Sosa, a quien apodaban Bonitillo había recorrido un kilómetro, los sujetos sacaron sus pistolas y obligaron al ahora occiso a detener la unidad de transporte, luego le dijeron que se bajara.

Una vez afuera le dispararon en varias ocasiones hasta dejarlo muerto a un costado de su taxi.

Al lugar del crimen llegaron los parientes de Brayan, quienes al reconocerlo soltaron en llanto y exigieron a las autoridades dar con los responsables.

Hasta ayer, las autoridades policiales desconocían los móviles de la muerte del joven. Los parientes no tienen idea del porqué le habrían quitado la vida.

Los ruleteros ceibeños y de todo el litoral atlántico constantemente denuncian que son amenazados por no pagar extorsión.