Tegucigalpa, Honduras.

Este martes se dictó lectura de sentencia contra un integrante de una organización criminal en la capital hondureña. El individuo es un operador del transporte público, quien extorsionaba a sus compañeros.

La condena contra el integrante de la banda criminal “Los Puchos” se dio después de un procedimiento abreviado. Noé Vicente Sánchez se declaró culpable del delito de extorsión.

Insólito: Caen tras intentar ingresar con droga escondida en comida a juzgados hondureños

El hondureño es un conductor de una unidad de transporte, denominados “rapiditos”, en la ruta urbana Cerro Grande-Kennedy.

La condena en su contra asciende a los seis años y seis meses en prisión, después de demostrarse que cometía el ilícito contra los demás operadores de la ruta urbana capitalina.

El crimen era cobijado por su compañero de unidad (cobrador). Este último también fue arrestado el 19 de septiembre de 2019. Está a la espera de lectura de sentencia en su contra.

Lea: ”Por robarle su celular le arrebataron sus sueños”

La extorsión en el transporte público hondureño es un flagelo que afecta a ese rubro desde hace más de una década. El crimen comenzó en las principales ciudades del país, pero se ha expandido hasta las zonas rurales.

Organizaciones criminales exigen, mediante amenazas, dinero a los propietarios, pero especialmente a conductores y cobradores en las unidades.

La crisis por inseguridad en el rubro ha llevado incluso a que los criminales incursionen en el sector como operadores, a manera de fachada, aprovechándose del escenario para extorsionar a sus compañeros.