Andrés Gabriel, 56 años, padre de una menor de nueve años a la que abusó sexualmente y dejó embarazada, podría pasar 30 años en la cárcel.

La Fiscalía de la Niñez interpuso una acusación criminal en contra de Gabriel por presumir que incurrió en el delito de violación especial en perjuicio de su hija menor, sancionado por el Código Penal de 15 a 20 años de cárcel.

El Juzgado de Letras, seccional de La Esperanza, Intibucá, resolvió decretar en su contra un auto de prisión con la medida de prisión preventiva, informó la fiscal especial de la Niñez, Nora Urbina.

En esta Fiscalía se confía que el imputado será condenado en un juicio oral y público por el delito de violación especial que, por tratarse la víctima de una menor de 14 años, es sancionado por el Código Penal de 15 a 20 años de cárcel.

Sin embargo, la pena se incrementaría a 30 si la Fiscalía logra probar ante los tribunales que Gabriel habría cometido otros abusos sexuales en perjuicio de la menor.

Esto porque la Constitución señala que un imputado no puede purgar una pena mayor a los 30 años por un tipo de delito cometido en contra de un mismo sujeto.

Amplían investigación

Hasta el momento sólo se tiene comprobada la violación, que produjo que la víctima quedara embarazada, pero se investigan otros abusos, manifestó la fiscal.

Las investigaciones preliminares indican que Andrés Gabriel habría abusado de la menor, hoy embarazada, desde que esta tenía seis años de edad.

Por tal razón, la Fiscalía amplió la investigación para determinar si lo acusan por otros abusos cometidos en su perjuicio.

Se investiga si este sujeto habría abusado sexualmente de dos hermanitos de la víctima, porque, de comprobarse, enfrentaría otras acusaciones.

Sanción

La responsabilidad de Valentina Lorenzo, madre de la niña, no está exenta.

“Se ha iniciado una investigación alrededor de lo que es la madre, puesto que en la audiencia inicial tuvo una actitud agresiva contra la niña”, dijo.

Para sustentar el expediente, Urbina instruyó a un equipo de trabajadores sociales para que, en esta semana, se desplacen a Intibucá a fin de conocer el entorno familiar y ayuden a esclarecer mayores responsabilidades y causales que originaron los abusos sexuales.

Las autoridades del Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia, Ihnfa, optaron por trasladar a la madre de la menor y a sus demás hijos hasta un centro de atención, allí mismo está la pequeña de nueve años, quien dentro de unos días se convertiría en madre de una bebé a quien llamaría Cindy Alejandra.

El abuso de la menor salió a luz cuando ella insistía en que su padre la “tocaba”, su madre se molestó y la golpeó, al grado que tuvo que ser hospitalizada en un centro asistencial de La Esperanza.

“Yo la miraba gordita, pero creía que era un tumor”, fue la excusa que la madre de la niña le dio a los médicos.

El personal del hospital inmediatamente hizo la denuncia ante la Fiscalía, la cual procedió a la captura del aberrado, quien guarda prisión en la cárcel de La Esperanza, Intibucá.

Repudiable

Los hechos sucedieron en la aldea Campo de Aviación, de La Esperanza, Intibucá, de donde es originaria esta familia.

Al detalle

Ayuda

El Congreso Nacional discutirá en estos días una moción encaminada a garantizar apoyo económico y psicológico a la niña de nueve años y a su hija.

Estado de salud

Según los médicos, dentro de unas semanas este pequeño angelito dará a luz a una bebé. Su estado de salud es bueno al igual que el de su nena.

Increíble

Los médicos aún no se explican cómo una niña de su edad pudo quedar embarazada, “ella nunca menstruó, no debe haber óvulos para que haya una concepción”, refirieron los galenos.