Queman moto de la Policía durante manifestación en Tegucigalpa

Tras quemara la motocicleta policial fueron detenidos tres sujetos.

Supuestos manifestantes queman moto de la Policía Nacional.
Supuestos manifestantes queman moto de la Policía Nacional.

Tegucigalpa, Honduras

Una motocicleta de la Policía Nacional fue quemada en la tarde de este miércoles por sujetos desconocidos en el centro de Tegucigalpa.

La Policía Nacional informó que agentes fueron "agredidos por sujetos con bomba molotov".

Tras quemara la motocicleta policial fueron detenidos tres sujetos que al parecer participaban en la manifestación de ciudadanos que pedían justicia por el homicidio de Keyla Martínez.

Un policía que resguardaba la manifestación pacífica resultó con heridas en una de sus piernas luego de un atentado en el centro de Tegucigalpa.

La estudiante hondureña de enfermería Keyla Patricia Martínez, de 26 años, fallecida el domingo en una estación de la Policía Nacional en la ciudad de La Esperanza, en el occidente de Honduras, murió por "asfixia mecánica", no por suicidio como han hecho querer creer fuentes policiales.

Asfixia mecánica

Así lo informó este martes el portavoz del Ministerio Público, Yuri Mora, quien dijo a los periodistas que el informe preliminar de la autopsia que se le hizo a Martínez en Medicina Forense, revela que lo que hubo fue "una asfixia mecánica".

"De acuerdo a medicina forense legal, es un homicidio", subrayó Mora, quien además señaló que faltan otros resultados anexos de la autopsia.

Agregó que fiscales que participan en la investigación giraron instrucciones para que los oficiales y agentes que estaban asignados a la Policía Nacional en La Esperanza, el día del hecho, sean puestos a la orden del Ministerio Público.

Un equipo de fiscales del Ministerio Público también está revisando contenidos de cámaras, libros de novedades y recaba otra información como parte de las investigaciones del caso, que ha causado mucha conmoción en Honduras.

Martínez, según la Policía Nacional, fue detenida hacia las 23:45 horas locales (05:45 GMT) del sábado por escándalo público en estado de ebriedad, acompañada de un médico, violentando el toque de queda que, por la pandemia de covid-19, rige de las 20:00 a las 05:00 (de las 02:00 a las 11:00 GMT).

La Prensa