A prisión cuatro policías por muerte de soldador en Cofradía

Según acusación, los uniformados sacaron a la víctima de su casa.

El oficial David Izaguirre y los tres policías fueron enviados a prisión luego que fueron acusados por el asesinato de Wilmer Posas, quien fue encontrado enterrado en Quimistán.
El oficial David Izaguirre y los tres policías fueron enviados a prisión luego que fueron acusados por el asesinato de Wilmer Posas, quien fue encontrado enterrado en Quimistán.

SAN PEDRO SULA.

A cargo del subinspector David Rafael Izaguirre Martínez andaban cuatro policías que supuestamente participaron en la muerte de un ciudadano de Cofradía, a quien le dispararon y lo enterraron en la aldea La Laguna, de Quimistán, Santa Bárbara.

El subinspector fue capturado ayer junto a tres policías identificados como Ronald Ovidio Mendoza Martínez, Luis Fernando Matute y José Israel Ramos Pérez.

Ahora el oficial y los tres agentes enfrentan una acusación por el asesinato, delito por el cual ayer fueron enviados a prisión.

Con el informe hecho por agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), la Fiscalía acusó a los cuatro miembros de la Policía Nacional que el sábado 16 de enero llegaron a la casa de Wilmer Rigoberto Posas Ríos en Cofradía.

Cadáver
El cuerpo no fue entregado ayer a sus familiares porque el Registro Nacional de las Personas no envió por correo el padrón dactilar para hacer comparación de huellas.

En la patrulla PN-127 se llevaron detenido a Posas Ríos y lo condujeron hasta la aldea La Laguna, ahí lo habrían metido a una fosa y le dispararon en la cabeza. La familia de la víctima hizo la denuncia ante la Fiscalía por lo que las autoridades policiales ordenaron la investigación y el domingo 17 de enero encontraron enterrado el cuerpo del ciudadano.

Se conoció que en la captura de la víctima participaron cinco policías, pero ayer solo fueron acusados cuatro.

El portavoz de la Policía, Adolfo Ordóñez, indicó que según las investigaciones hay indicios de la participación de los cuatro funcionarios policiales, se aportaron pruebas científicas, técnicas y testificales, por lo que el juez ordenó la detención preventiva.

Las autoridades continúan haciendo otras diligencias para obtener más pruebas en las que se conocerá la participación de cada uno de los sospechosos en el crimen.

Los familiares de Wilmer Posas interpusieron la denuncia en Derechos Humanos, pues temen por sus vidas, ya que desde el año pasado eran acosados por los agentes acusados, aseguran.

rr policias 200121 2(800x600)
La Prensa