Investigan a policías hondureños por muerte de ciudadano en Cofradía

Autoridades exhumaron el cuerpo de Wilmer Rigoberto Posas Ríos en la comunidad de La Laguna, en Quimistán.

El cuerpo de Wilmer Posas estaba en una pequeña fosa. Ayer el forense hizo la exhumación.
El cuerpo de Wilmer Posas estaba en una pequeña fosa. Ayer el forense hizo la exhumación. /

Quimistán, Honduras.

A unos metros de la carretera que conduce a La Ceibita, Santa Bárbara, fue exhumado el cuerpo de Wilmer Rigoberto Posas Ríos, visto con vida por última vez el sábado cuando siete policías se lo llevaron detenido en una patrulla.

Según la denuncia, el grupo de policías que andaban en la patrulla PN-127 se metieron en la casa de la víctima en Cofradía y se lo llevaron.

Familiares de Posas Ríos dicen que tenían temor de que algo le pasara, por lo que su madre se fue a la posta policial de Cofradía a ver cómo estaba, pero le informaron que no estaba en ese lugar.

LEA: Hallan 178 kilos de supuesta cocaína ocultos en un camión

Ante la preocupación, los parientes de Posas Ríos interpusieron la denuncia en el Centro Integrado Interinstitucional luego de cumplirse las 24 horas de estar desaparecido.

Joel Posas, hermano de la víctima, indicó que “muchos vecinos fueron testigos de la detención de Wilmer, lamentablemente lo mataron y estamos seguros que fueron elementos de la Policía”.

“Si mi hermano los había agredido no siguieron el procedimiento legal y se lo llevaron en un patrulla que es para salvaguardar a la población”, agregó.

Exhumacion-honduras-cofradia2(800x600)
El cuerpo de Wilmer Posas estaba en una pequeña fosa. Ayer el forense hizo la exhumación.

Los parientes de Wilmer Rigoberto Posas relataron que el problema con los policías se deriva de un incidente ocurrido el 22 de noviembre de 2020 en una celebración en la casa de él, ya que fueron denunciados por escándalo público.

A la vivienda llegaron tres policías, a quienes identifican por sus apellidos, y al intentar detenerlos, uno de los invitados a la fiesta le infirió un botellazo en la cabeza a uno de los agentes. Wilmer Posas intervino y no se dejó detener, contaron los familiares.

En la denuncia interpuesta en la Fiscalía señalan que después de ese incidente los policías pasaban constantemente, y el día que desapareció, parientes reconocieron al agente que le dieron el botellazo.


Investigación

Un equipo de Medicina Forense exhumó del cuerpo ayer en horas de la mañana.

El cadáver estaba en una fosa de medio metro de profundidad en la que al parecer metieron a la víctima y le dispararon.

La fosa fue cavada en un predio a unos metros de la carretera que conduce a La Ceibita cerca de la aldea La Laguna.

El portavoz de la Policía, Adolfo Ordóñez, dijo que hay un equipo haciendo las investigaciones del caso, y de haber responsabilidad de parte de los funcionarios policiales serán puestos a disposición de las autoridades correspondientes.

La Prensa