Matan en la cárcel al segundo al mando de la MS-13, condenado junto a "El Porkys”

En 2018, Jairo Anwar Orellana Recinos había sido condenado a 20 años de prisión en los tribunales de San Pedro Sula por el delito de asociación ilícita junto a "El Porkys”.

Jairo Anwar Orellana Recinos, el 'Sony' y Alexander Mendoza, alias El Porkys.
Jairo Anwar Orellana Recinos, el 'Sony' y Alexander Mendoza, alias El Porkys.

Tegucigalpa, Honduras

El segundo al mando de Alexander Mendoza, alias El Porkys, fue encontrado muerto en el centro penal del Valle de Siria, en el municipio de El Porvenir, Francisco Morazán.

Jairo Anwar Orellana Recinos, alias Sony, segundo al mando de la Mara Salvatrucha (MS-13), y Evin Donaldo Pérez Rodríguez fueron reportados como fallecidos este miércoles por el Instituto Nacional Penitenciario, quien informó que se requirió como sospechosos de la muerte de los dos privados de libertad a otros tres reos.

En el ataque un privado de libertad resultó herido, quien fue identificado como Víctor Manuel Funez Martínez, alias Toreto, y trasladado de emergencia al Hospital Escuela.

En 2018, el “Sony” había sido condenado a 20 años de prisión en los tribunales de San Pedro Sula por el delito de asociación ilícita junto a "El Porkys” que era el jefe a nivel nacional de la mara MS-13 y Jairo Anwar Orellana Recinos era el subjefe, según pudo comprobar la Fiscalía en un juicio oral y público.

También Anwar Orellana Recinos había sido declarados culpable por lavado de activos y enfrentaba otra condena de 15 a 20 años.

Fuga de "El Porkys”

Alexander Mendoza se fugó de los Juzgados de El Progreso, Yoro, el 13 de febrero de 2020 en una operación ejecutada por al menos 20 hombres uniformados.

El violento operativo pandillero dejó un saldo de cuatro policías militares muertos y un herido.

Los reportes señalaron que los atacantes ingresaron disparando en el recinto judicial y ejecutaron a los agentes de seguridad presentes. Llegaron al lugar en cuatro camionetas que sirvieron para bloquear los pasos y garantizar el escape.

La Prensa