Mueren seis personas en Tegucigalpa cuando limpiaban una cisterna

El primer muerto fue un joven que el dueño de la casa intentó salvar, pero este murió junto con otros que llegaron al auxilio.

Cuatro personas mueren por intoxicación cuando limpiaban una cisterna.
Cuatro personas mueren por intoxicación cuando limpiaban una cisterna.

TTEGUCIGALPA.

La falta de experiencia en la limpieza de cisternas causó ayer una tragedia, cuyo saldo fue de seis personas muertas en la aldea Suyapa.

Ayer, cerca de las 11:30 am, el Cuerpo de Bomberos recibió el llamado de vecinos del sector para socorrer a un grupo de personas que se encontraban afectadas por el gas monóxido de carbono dentro de una cisterna.

Al llegar, los socorristas encontraron a seis personas sin signos vitales, pues el monóxido de carbono actuó rápidamente en contra de la vida de ellos.

Los muertos fueron identificados como Juan Carlos López García (de 29 años), Celmin Javier Duarte (de 37), óscar Ramón López García (de 38), Nefi Omar Santos Rosales (de 20), Edwin Ledimir Rodríguez Rodríguez (de 33) y Yonatan Francisco Reconco Aguilera (de 21).

Cuatro personas más resultaron afectadas por el letal gas, dos de ellas fueron trasladadas a la emergencia del Hospital Escuela. Las personas internadas son José Manuel Domínguez y Cristian Aguilar.

¿Cómo sucedió? Según relataron vecinos de la aldea, uno de los jóvenes se metió en la cisterna para comenzar a limpiarla. Para retirar el agua, el muchacho empleaba una bomba achicadora, la cual funciona con gasolina, por lo que se produjo el monóxido de carbono.

El dueño de la vivienda acudió a verificar los trabajos en la cisterna y al observar el joven sin signos vitales hizo un llamado de auxilio a los vecinos que llegaron de inmediato a ayudar. Uno a uno iban entrando para ayudar y así iban muriendo, incluso el dueño de la vivienda.

“No teníamos nada para ayudar, como pudimos sacamos a dos de ellos, yo tuve que salir gateando porque ni siquiera podía respirar y allí adentro no se podía hacer nada, había demasiado gas, sacamos a un niño, pero ya no podíamos seguir, había mucho gas”, contó Manuel Cortés, uno de los vecinos que ayudó en el rescate.

Las cisternas son espacios cerrados, y el gas tóxico hace que el tiempo de saturación de una persona sea menor, explican los expertos.

Óscar Triminio, vocero del Cuerpo de Bomberos, explicó que este tipo de accidentes puede causar una muerte silenciosa y las personas fallecen rápidamente. De manera que estos eventos provocan muertes en grupo, porque las personas que acuden a rescatar a las víctimas también mueren.

“Las cisternas son lugares encerrados y más los motores de la bomba ocasionan a que el monóxido de carbono invada el lugar y puede provocar la muerte por asfixia”, explicó Triminio.

Además informó que para rescatar los cuerpos de las personas que estaban al interior de la cisterna, el personal debe utilizar equipo de protección para evitar daños a su integridad física.

Mortal

Carlos Roque, docente e investigador del Centro Nacional de Toxicología de la Unah, explicó que cuando una persona está expuesta a un gas ajeno, este puede ingresar en la sangre.

El monóxido de carbono, aunque sea en pequeñas cantidades, puede difundirse en la sangre y afectar órganos internos.

“El primer órgano afectado es el cerebro, por lo que puede haber dolor de cabeza, mareo y pérdida de la conciencia”. El experto añadió que las posibilidades de sobrevivir a un evento de este tipo son pocas.

El monóxido de carbono (CO) es un gas sin olor ni color, pero muy peligroso. Puede causar súbitamente una enfermedad y la muerte. El CO se encuentra en el humo de la combustión, como el expulsado por automóviles y camiones, candelabros, estufas, fogones de gas y sistemas de calefacción.

La Prensa