La MS quemó los buses de la aldea El Carmen para quedarse con la ruta

Por esa disputa el año pasado fueron ultimados dos socios de la empresa Trapinsa

El taller donde quedaron las unidades destruidas permanecía cerrado ayer y sin presencia policial.
El taller donde quedaron las unidades destruidas permanecía cerrado ayer y sin presencia policial.

San Pedro Sula, Honduras.

Las investigaciones efectuadas por los cuerpos de inteligencia policial apuntan a que los encapuchados que incendiaron el jueves los cinco buses estacionados en un taller en la colonia Los Ángeles de San Pedro Sula son miembros de la mara Salvatrucha.

Las indagaciones indican que el móvil es presuntamente la disputa del corredor ya que, según las pesquisas, la MS tiene intenciones desde hace un año de sacar de circulación las unidades de Trapinsa, la cual cubre la ruta entre la aldea El Carmen y el centro de San Pedro Sula por lo que se descarta la extorsión.

De acuerdo a las pistas recabadas, el plan para quemar las cinco unidades estaba bien estructurado puesto que tenían la intención de engañar a las autoridades utilizando las tácticas y modos de operar de la pandilla 18 y según testigos que vieron a los sujetos la vestimenta que andaban coincide con la que utilizan miembros de dicha estructura criminal, pero las investigaciones indican que la MS quemó los buses.

LEA: Caen supuestos pandilleros que torturaron a un hombre que luego dieron por muerto

Por esa disputa de ruta, el año pasado ultimaron a dos socios administradores de la empresa Trapinsa. Entre ellos figura un dueño de buses identificado como Domingo Pineda Ramos, quien fue ultimado el 11 de junio del año pasado en la 1 avenida y primera calle frente la linea férrea cuando salía de realizar unos trámites legales de repatriación de un cuerpo.

Según testigos, Pineda Ramos fue interceptado por un sujeto que se conducía en una motocicleta quien al verlo se bajó y agarró del cuello a la víctima; seguidamente desenfundó su pistola y le disparó en la cabeza. Luego el sicario le sacó la billetera del pantalón y el teléfono celular y huyó del lugar.

Al ser asesinado el transportista, la administración pasó a otra persona que en noviembre de 2019 fue asesinado en el mismo taller donde incendiaron los buses la noche del jueves.

La víctima fue identificada como Erick Antonio García. Debido a estos incidentes, el último administrador de la empresa no residía en San Pedro Sula por lo que la MS optó por destruir las unidades para sacarlas de circulación y así adueñarse de la ruta.

El sector transporte es uno de los más afectados por el cobro de extorsión. En los últimos años, este delito ha dejado varias víctimas mortales, entre conductores, ayudantes y dueños de unidades.

El más reciente es el ocurrido el 27 de febrero cuando fue asesinado en Tegucigalpa el dirigente de taxistas Rony Figueroa.

La Prensa