En El Pozo y La Tolva mataron a diez presos en menos de tres años

Conaprev aseguró que hubo muertes bajo custodia en las cuales no se practicó autopsia.

Problemas por estaciÃ3n de buses en la Tolva /

TEGUCIGALPA.

Son 13 muertes violentas las que han ocurrido en las cárceles de Honduras en menos de tres años, y de ellas 10 fueron homicidios en las prisiones de máxima seguridad de La Tolva y El Pozo.

De esos 13 asesinatos, solo de los dos últimos, los del 25 y 26 de octubre, circularon videos.
Un informe del Comité Nacional de Prevención Contra la Tortura, Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes (Conaprev) señala que de los 86 decesos ocurridos en las cárceles hondureñas de 2017 a octubre de 2019, 64 fueron por muerte natural, 13 homicidios, 6 suicidios, 2 accidentales y uno murió afuera del establecimiento penitenciario. Once son mujeres y 75 hombres.

LEA: Quién filtró los videos de los dos asesinatos en La Tolva y El Pozo

La mayoría de muertes violentas se originaron por peleas entre pandillas, así como de paisas.
De las 13 muertes violentas, seis sucedieron en El Pozo en Ilama, Santa Bárbara; cuatro en La Tolva, Morocelí, El Paraíso, y tres en la Penitenciaría en Támara.

2.- En El Pozo, Ilama, fue el crimen contra Magdaleno Meza Fúnez.3.- Pese a controles de seguridad y tecnología, las armas están ingresando. 4 y 5.- La cárcel de Morocelí es de mediana y máxima seguridad.

Entre los muertos de La Tolva está Julio César Osorio Gordón, asesinado el 19 de junio de 2017. Cumplía una condena de 84 años por asesinato, asociación ilícita y almacenamiento ilegal de armas. En El Pozo, el 8 de octubre de 2018 se reportaron las muertes de Elvin Josué Valladares, quien permanecía recluido por asesinato, robo y asociación ilícita, y la de Wilmer Nahún Fonseca, preso por los mismos delitos.

Y este 26 de octubre, al menos seis presos mataron a Nery Orlando López Sanabria, conocido como Magdaleno Meza Fúnez. El crimen contra él quedó registrado en cámaras, cuyo video fue filtrado a redes sociales.

Registros:

3 muertos en Támara
29 de octubre 2017
•Johnny Javier Ávila Palma
13 de febrero 2019 •Jorge Danilo Montoya
5 de septiembre 2019 •José Tranquilino Cerrato

4 muertos en La Tolva
19 de junio 2017
•Julio César Osorio Gordón
30 de septiembre 2018 •Dos muertos de los que no se dio identificación.
25 de octubre 2019 •Marco Tulio Amador

6 muertos en El Pozo
30 de junio 2019
Dos muertos de los que no se dio identificación
8 de octubre 2018
•Elvin Josué Valladares Castellanos
•Wilmer Nahúm Fonseca Rodríguez
4 de octubre 2019
•José Rafael Reyes Gálvez
26 de octubre 2019 •Magdaleno Meza Núñez

Autopsias

En el informe de 2018 que elaboró Conaprev, esta institución recomendó al Ministerio Público que practicara las autopsias aplicando el protocolo de Minnesota.

Este protocolo es un modelo para la investigación legal de ejecuciones extralegales, arbitrarias y sumarias recomendado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para investigar crímenes de lesa humanidad en los que se hubieran cometido ejecuciones ilegales; esto con el fin de evitar que se sospeche que funcionarios pudieran haber cometido crímenes de lesa humanidad o que influyan en la investigación.

Además, porque el Conaprev refiere que “tuvo conocimiento que había muertes bajo custodia que no se les practicaba la debida autopsia”.

Acciones

Para la comisionada de Conaprev Glenda Ayala, hay que tomar acciones para evitar nuevos crímenes en las prisiones. “Se debe garantizar la seguridad en los centros penitenciarios con la adecuada formación de los funcionarios de prisiones y el desarrollo de estrategias de reducción de la violencia entre los reclusos.

Por ejemplo, en 2018, en menos de un mes perecieron cuatro reos, dos en Morocelí y dos en Ilama”. El Conadeh, en su informe 2018, también señala que en los últimos ocho años más de 500 presos murieron en los centros penales del país.

Máxima seguridad

Hay una deuda en la investigación de las muertes violentas en las cárceles y más en las calificadas de máxima seguridad. Ni la implementación de tecnología de cámaras y personal que monitorea las 24 horas del día, los 365 días del año, evita que se cometan estos hechos.

Por ejemplo, en El Pozo hay tres niveles de seguridad: mínima, media y máxima, pero no ha sido posible clasificar con base en criterios de peligrosidad a los reos por el hacinamiento que los mismos jueces de ejecución denuncian que hay en la prisión.También afecta, según autoridades penitenciarias, el hacinamiento.

La capacidad instalada es para 10,814 personas, pero el número actual de reos supera casi el doble de su capacidad real de alojamiento, con un 88% de sobrepoblación. Según Conaprev, la cifra actual de la población carcelaria representa un crecimiento del 73.6% en los últimos seis años.

El Porvenir, escenario de otro hecho violento

TEGUCIGALPA. Cuatro reos resultaron heridos luego de una balacera en el Centro Penitenciario de El Porvenir, en el norte de Francisco Morazán.

Este nuevo hecho ocurre apenas cinco días después de los asesinatos de Marco Tulio Amador en la cárcel de máxima seguridad de Morocelí, El Paraíso, y de Magdaleno Meza Fúnez, en Ilama, Santa Bárbara.

El Instituto Nacional Penitenciario (INP), mediante un comunicado, confirmó el nuevo hecho violento, aunque solo citaron a dos heridos, pero el Hospital Escuela reportó cuatro ingresos.

“Los dos heridos de bala son dos privados de libertad, uno con heridas en el abdomen y otro en la pierna. El hecho ocurrió en el momento en que un grupo de reos regresaban de su tiempo libre de tomar sol y otros iban saliendo de las celdas”, dice el documento.

Los heridos fueron llevados al Hospital Escuela.

La Prensa