Más noticias

Turista y su guía caminaron 6 horas en sentido equivocado

Eduardo Santos y Rubén Maldonado fueron rescatados sanos.

VER MÁS FOTOS
Eduardo Adonis Santos (chaqueta verde) y el guía Rubén Humberto Maldonado (joven sentado).
Eduardo Adonis Santos (chaqueta verde) y el guía Rubén Humberto Maldonado (joven sentado).

Gracias, Lempira.

Un poco más de 24 horas duró la misión para rescatar a un turista y su guía, quienes se extraviaron cuando pretendían subir al punto más alto de Honduras en el parque nacional Montaña de Celaque.

Ayer Hermes Vega, biólogo de Mapance, mancomunidad que preserva el parque nacional, junto a dos miembros del Cuerpo de Bomberos, lograron rescatar ilesos a Eduardo Adonis Santos, turista de Roatán y al guía turístico Rubén Humberto Maldonado.

A los rescatistas les costó cerca de nueve horas de intensa caminata llegar al punto donde se encontraban los dos jóvenes extraviados. Se auxiliaron de mapas y dispositivos de geoposicionamiento, puesto que se trata de una de las zonas más densas y poco exploradas de Celaque.

Vega relató que la forma en que se logró rescatar a Santos y Maldonado servirá de ejemplo para guías y turistas que vivan situaciones similares en este y otros parques hondureños.

Los jóvenes partieron de la comunidad de Villa Verde, en Gracias, la mañana del martes y lograron ascender al centro de visitantes de El Naranjo, el que se encuentra a unas tres horas del punto más alto de Honduras.

La madrugada del miércoles, al filo de las 3:00 am, Santos y Maldonado, quien es guía de Celaque, partieron del campamento para el cerro Las Minas con el fin de apreciar el amanecer en el punto más alto del país a 2,870 metros sobre el nivel del mar.

LEA: Deportes extremos y de aventura promete Copán a miles de turistas

Sin embargo, la oscuridad y los rastros que dejan animales por los senderos se confabularon para que el guía perdiera la orientación del trayecto y caminaran seis horas en un sentido equivocado al que buscaban.

Ese mismo día, a las 10:00 am, los jóvenes lograron pedir socorro. A la 1:00 pm los dos rescatistas del Cuerpo de Bomberos y el biólogo salieron en su ayuda.

“Los jóvenes tomaron decisiones claves: la primera es que al darse cuenta que estaban perdidos lograron buscar un lugar donde hubiera señal telefónica y se contactaron con el 911 para pedir apoyo, luego evitaron moverse del lugar y formaron un pequeño refugio para poder acampar y esperar el rescate, luego describieron bien el lugar donde estaban y eso facilitó su ubicación”, destacó el biólogo.

Los extraviados esperaron un día entero su rescate ya que contaban con alimentos y bolsas de dormir.

El guía y su cliente fueron ubicados en la parte de arriba de la cascada Santa Lucía.

“Iba temeroso porque conocemos esa zona y sabemos lo densa que es, por ello, cuando los encontramos, sentí un gran alivio. Ellos estaban bien, incluso querían llegar siempre a la cima (en Las Minas), pero les dijimos que era una misión de rescate”, relató el coordinador de la misión de rescate.