Diez hombres cometieron la masacre en Santa Rita, Copán

Cinco hombres que venían en un pick up rojo, de sembrar cultivos en una finca, fueron emboscados por desconocidos.

En este pick up viajaban las cinco víctimas cuando fueron acribillados.
En este pick up viajaban las cinco víctimas cuando fueron acribillados.

Copán, Honduras.

Una vendeta entre dos bandas criminales que operaban en la misma zona, es una de las hipótesis que habría provocado el homicidio de cinco hombres la noche del lunes, en Santa Rita, Copán.

Información ofrecida por el comandante de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), Mario Padilla, establece que la masacre cometida en el barrio Santo Domíngo, de la aldea El Rosario, en el referido municipio, tuvo la participación de unos 10 hombres que integran una banda criminal.

Con información ofrecida por testigos, la madrugada del martes, policías y militares lograron dar con la ubicación del grupo de sospechoso, sin embargo, solo lograron detener a uno de los implicados.

Agentes de investigación reportaron la detención de Santos Vásquez (36), quien además de estar involucrado en la masacre, tiene orden de captura por los delitos de asesinato en perjuicio del señor Manuel de Jesús Paz Alvarado y asesinato en su grado de ejecución de tentativa en perjuicio de testigo protegido, emitida por un juzgado de la zona fechada el 30 de noviembre del año 2016.

La noche del lunes autoridades policiales reportaron que en la aldea El Rosario, cinco hombres que venían en un vehículo color rojo, tipo pick up, de sembrar cultivos en una finca, fueron emboscados por desconocidos que dispararon con armas de grueso calibre.

Las cinco víctimas mortales fueron identificadas como Raúl Antonio Pérez Vásquez (28), Miguel Ángel Pérez Vásquez (30), Santos Leonel Pérez Vásquez (22), Urias Calderón Guajaca (16) y Erlin Interiano (17). Autoridades de Fusina indicaron que los jóvenes eran miembros de una presunta banda delincuencial denominada Los Pérez, a quienes se les responsabilizó del crimen de dos agentes de la DPI ocurrida durante un allanamiento en Santa Rita, Copán.

La Prensa