19/08/2022
01:33 AM

Más noticias

Ayako de Japón deja de ser princesa y se casa por amor

Después de varios meses de espera la princesa de contrajo matrimonio con su novio plebeyo, Kei Moriya.

Tokio, Japón.

La princesa Ayako de Takamado se casó este lunes con el plebeyo Kei Moriya en una ceremonia tradicional en el santuario Meiji, en Tokio.

La tercera hija del fallecido príncipe Norihito Takamado, se convirtió en la última mujer real en abandonar la familia imperial de Japón.

La joven, de 28 años, se casó con Kei Moriya, un empleado de la compañía naviera Nippon Yusen de 32 años.

Para la boda la princesa usó el tradicional kimono y un peinado moldeado típico de la aristocracia imperial, mientras que el novio usó un esmoquin negro con pantalones grises.

La ceremonia se celebró en el santuario dedicado al espíritu de su bisabuelo, el emperador Meiji.

'Me llena de alegría casarme y que tantas personas nos visiten en el Santuario Meiji y nos feliciten', dijo la princesa Ayako en una conferencia de prensa después de la ceremonia de boda privada de Shinto.

Te puede interesar: Bebé de Meghan y Harry será cuidado por 'la niñera de Hollywood'

A los miembros de la realeza japonesa se les ha dado la libertad de casarse con quien elijan durante al menos tres generaciones.

El emperador Akihito fue el primer príncipe heredero en casarse con una plebeya, que se convirtió en la emperatriz Michiko.

Pero no es lo mismo para las mujeres. La princesa Ayako tuvo que renunciar a su estatus imperial para poder casarse con un plebeyo; ella se convirtió en Ayako Moriya después de firmar los documentos de matrimonio.

La familia real de Japón está experimentando una escasez de hombres. El príncipe heredero Naruhito, quien toma el poder después de que Akihito abdique el año próximo, su hermano Fumihito, su sobrino Hisahito y Masahito, el hermano octogenario del emperador actual, son los únicos cuatro herederos varones que quedan en el trono.

Sin embargo, pese a las inquietudes y reclamos generados por el peligro que corre el linaje por la de Ley de Sucesión Imperial, los conservadores son muy resistentes a permitir que las mujeres hereden el Trono del Crisantemo.