17/05/2024
06:25 PM

Beatriz firma su abdicación y da paso al rey Guillermo-Alejandro

  • 30 abril 2013 /

La reina Beatriz de Holanda vuelve a ser princesa y presenta a su hijo, ante miles de sus súbditos.

    Guillermo-Alejandro de Orange juró hoy su cargo y fue investido rey de los Países Bajos en una ceremonia celebrada en la Nieuwe Kerk de Amsterdam, durante una sesión conjunta de los Estados Generales (parlamento) neerlandeses.

    'Juro que defenderé y guardaré siempre con todas mis fuerzas la independencia y la integridad del territorio del Reino', dijo el nuevo rey ante los Estados Generales y el resto de las autoridades del país, incluido el actual primer ministro de Holanda, el liberal Mark Rutte.

    A la solemne ceremonia asistieron los miembros de los Estados Generales, el consejo de ministros, el consejo de Estado y los gobernadores y primeros ministros de Aruba, Curaçao y Sint Maarten, que juraron o prometieron su fidelidad a la Constitución, antes de investir al nuevo rey.

    Los asistentes, entre los que estaban en lugar preferente la princesa heredera, Catalina-Amalia, de nueve años, junto a su abuela la princesa Beatriz, y sus hermanas pequeñas, concluyeron la ceremonia con vivas al rey.

    Durante su discurso, el monarca aseguró que protegerá 'la libertad y los derechos de todos los holandeses y todos los residentes en los Países Bajos', y que dedicará 'todos los medios que las leyes pongan a mi alcance para el mantenimiento y el fomento de la prosperidad, tal y como debe hacer un buen rey'.

    La ceremonia comenzó a las 12.10 GMT y se prolongó hasta las 13.45 GMT. Guillermo-Alejandro no se ciñó la corona como es habitual entre los monarcas de la casa de Orange, que no portan físicamente ese símbolo real durante su reinado.

    Los heraldos y reyes de armas, portando un bastón, abrieron el cortejo real desde el palacio de Amsterdam hasta la Nieuwe Kerk (Iglesia nueva), un templo gótico de más de 600 años, y en el que se colocó una alfombra azul por la que desfilaron los 2.400 invitados.

    Guillermo-Alejandro, vestido de frac, llevó sobrepuesto el manto de investidura, utilizado desde 1815 por los reyes y reinas de los Países Bajos, y tuvo cerca las insignias reales (el cetro, el globo imperial, la espada real y el estandarte), confeccionadas por orfebres holandeses en 1840, que simbolizan el poder y la dignidad del rey.

    La atenta mirada de la reina Máxima, en ocasiones visiblemente emocionada, siguió en todo momento las palabras de su esposo.

    La banda sonora de la investidura la ha puesto la Sinfonietta de Ámsterdam, el conjunto de instrumentos de viento Nederlands Blazers Ensemble y el Coro de Cámara Holandés, en representación del panorama cultural del país.

    También actuaron el coro infantil Nieuw Amsterdams Kinderkoor y el organista de la Iglesia Nueva, Bernard Winsemius. El séquito real se dirigirá al palacio de Amsterdam, donde los nuevos reyes de los Países Bajos, Guillermo-Alejandro y Máxima, ofrecieron una recepción a sus invitados de 18 casas reinantes de todo el mundo, así como a autoridades nacionales, al cuerpo diplomático acreditado en Holanda y otros dignatarios.

    En el exterior de la Nieuwe Kerk, los miles de holandeses congregados guardaron silencio mientras su nuevo Jefe del Estado aseguraba que 'el hecho de que el rey no tenga responsabilidades políticas, no significa que no tenga responsabilidades.

    'Mi madre ha sido monarca, esposa, madre e hija, y no ha fallado en ninguna de sus responsabilidades', afirmó el rey holandés, que buscó la mirada cómplice de la ya princesa Beatriz, al señalar que 'ella no ha buscado la popularidad fugaz, sino los valores permanentes'. De la ya princesa de los Países Bajos, su rey dijo que 'su sabiduría y calidez me acompañarán siempre'.

    Tras ser investido rey de los Países Bajos, los holandeses que contemplaban la ceremonia en el exterior a través de pantallas gigantes, gritaron vivas a los nuevos reyes.

    Beatriz de Holanda: 'Les presento a su nuevo rey, Guillermo-Alejandro'

    La princesa Beatriz de Holanda, visiblemente emocionada tras su abdicación, salió hoy al balcón del palacio real de Amsterdam para presentar a los neerlandeses a su nuevo rey.

    'Les presento a su nuevo rey: Guillermo-Alejandro', dijo la ya princesa de los Países Bajos, de la mano de la reina consorte Máxima.

    'Querida madre, hoy he tomado el relevo del trono y te estoy agradecido, inmensamente agradecido por todos estos años', señaló con lágrimas en los ojos Guillermo-Alejandro, que dijo a sus conciudadanos que 'en nombre también de la reina (en referencia a Beatriz), les agradezco a ustedes todo el apoyo y la confianza'.

    A continuación Beatriz y Máxima, entre gritos de la multitud de 'viva Holanda', se agarraron de las manos, mostrando la unión entre ambas.

    La princesa Beatriz, que para la ocasión optó por un traje de chaqueta de tonos berenjena, se retiró al interior del palacio, para dar paso a que los nuevos reyes, junto a sus tres hijas: Catalina-Amalia, de nueve años y la heredera del trono, Alexia, de 7 y Ariane, de 6, saludaran a los holandeses, al tiempo que sonaba el himno nacional.

    La reina Máxima vestía para esta ceremonia un vestido en tonos 'nude' con cuerpo de escote drapeado, falda plateada y mangas abullonadas y llevaba el pelo recogido en un moño bajo, mientras que las tres niñas iban con idénticos trajes de color amarillo sin mangas y el pelo adornado con una diadema de flores en el mismo tono.

    La ceremonia de abdicación de Beatriz de Holanda, que anunció esa decisión a fines de enero poco antes de cumplir 75 años, tuvo lugar minutos antes en el salón de Moisés del palacio real de Amsterdam.

    'Hoy dejo sitio a una nueva generación. Mi hijo asume hoy la responsabilidad de esta nueva función', dijo la ya princesa de los Países Bajos con tratamiento de alteza real, en un breve discurso. Beatriz puso fin a un reinado de 33 años tras firmar el acta de abdicación, al igual que hicieron Guillermo-Alejandro y Máxima, y otras altas personalidades del Estado neerlandés, como el primer ministro de Holanda, el liberal Mark Rutte.

    También estuvieron presentes los presidentes del Senado y el Congreso de los Estados Generales de los Países bajos, al igual que los ministros, el vicepresidente del Consejo de Estado del Reino, diputaciones de Aruba, Curaçao y Sint Maarten y los demás miembros de la familia real.