Meghan y Harry interesados en mansión de $20 millones en Malibú

La propiedad que ha cautivado a los duques de Sussex está en una exclusiva zona de Malibú donde estarán rodeados de celebridades como Robert Downey Jr o Mel Gibson.

VER MÁS FOTOS
Los duques de Sussex estarían buscando una residencia en Estados Unidos.
Los duques de Sussex estarían buscando una residencia en Estados Unidos.

California, EEUU.

El príncipe Harry y Meghan Markle están soñando con vivir en California, desde el Megxit se especula que la pareja ha estado buscando un hogar en la ciudad natal de la duquesa de Sussex, ahora rumores apuntan que la pareja ha puesto su mirada en una mansión en Malibú.

Según Page Six, la enorme casa está valorada en unos $ 20 millones de dólares.

La propiedad, de la estrella de "Baywatch" David Charvet y su ahora ex esposa Brooke Burke, está a la vuelta de la esquina de los hogares de celebridades como Robert Downey Jr, Mel Gibson, Dick Van Dyke y Caitlyn Jenner.

Llamada Petra Manor, la mansión cuenta con una piscina, una cancha de tenis, un estudio de baile, ocho habitaciones y seis baños.

Sin embargo la casa no está a la venta, según dijo Stay Awhile Villas, la agencia que supervisa la propiedad, y solo es rentada por periodos cortos.

FOTOS: Así es la mansión de $20 millones en Malibú en donde Meghan y Harry podrían vivir tras el Megxit

De instalarse en la lujosa mansión, los duques de Sussex y su hijo Archie estarían a pocos minutos del hogar de la madre de Meghan, Doria Ragland.

El interés de la pareja por esta propiedad se revela poco después que se anunciara que el 31 de marzo será la fecha en que el Megxit se hará oficial, dejando a la pareja fuera de los miembros de primer rango de la Familia Real.

Anteriormente ya se había rumoreado que Harry y Meghan buscaban una casa en Los Ángeles, EEUU.

ADEMÁS: La lujosa mansión de $14 millones donde Harry y Meghan viven ahora en Canadá

Mientras tanto los duques de Sussex siguen instalados en una mansión de $14 millones de dólares en Vancouver, Canadá, la misma en la que pasaron la Navidad el año pasado.

La Prensa