San Pedro Sula, Honduras.

Aún con miedo por estar en la mira de los extorsionadores, la empresa Catisa reanudó operaciones en San Pedro Sula y La Lima.

Por varios días, la empresa que cubre la ruta San Pedro Sula-La Lima-El Progreso dejó de movilizar a miles de pasajeros por amenazas de los grupos delictivos; sin embargo, trascendió que la empresa y la organización criminal llegaron a un acuerdo, por lo que desde ayer después del mediodía comenzaron a trabajar a medio vapor.

Se espera que hoy el total de las unidades ya estén prestando el servicio. También por inseguridad, la ruta de San Pedro Sula-La Ceiba sigue suspendida por cuatro empresas de transporte interurbano. Las empresas Viana, Diana Express, Hedman Alas y Transportes Rey Express tienen cancelada de manera indefinida la ruta de San Pedro Sula y La Ceiba por acciones que puedan cometer los grupos criminales, quienes les exigen el “impuesto de guerra”.



Las empresas de transporte interurbano con sede en la Gran Central Metropolitana están operando con normalidad sus otras rutas menos la de La Ceiba y San Pedro Sula. Uno de los encargados de la empresa Rey Express manifestó que no saben dentro de cuánto tiempo podrán reanudar esta ruta; pero enfatizó que el fuerte de la empresa es Tegucigalpa.

La ruta era cubierta por cinco unidades diarias, entre llegadas y salidas.

La empresa Mirna Express sí está viajando a La Ceiba.
La empresa Diana Express también ha suspendido la ruta. Hedman Alas cubría la ruta con cinco unidades, que actualmente están inactivas. La empresa Viana tenía itineradas tres unidades de salida y tres para llegadas. Además, de ser afectados con el traslado de pasajeros, las empresas también han tenido una baja en sus ingresos provenientes del servicio de encomiendas que también han dejado de hacer.

Teresa Ramos, presidenta de la Asociación de Transportistas Interurbanos de Honduras (Atih), manifestó que el problema de inseguridad no solo afecta el corredor del Atlántico, ya que hay muchas empresas que operan con temor la ruta hacia y desde Tegucigalpa. “Estamos siendo presionados en todas las ciudades. En Tegucigalpa y San Pedro Sula también lo vivimos. El llamado al Gobierno para prestar seguridad es general”.

Bety Rosales, portavoz de la Fuerza Nacional Antiextorsión Maras (FNAMP) en La Ceiba, declaró que estas empresas han cerrado provisionalmente la ruta porque ya no es tan rentable, debido a las continuas protestas que se dan en la carretera CA-13 y como una segunda razón mencionó las extorsiones de las que son objeto las empresas.

“No hemos recibido ninguna denuncia por parte de las empresas, pero aún así les hemos estado dando todo el apoyo en todo el corredor de la CA-13”, afirmó.