29/09/2022
01:06 AM

Más noticias

El segundo anillo, colapsado, en tinieblas y lleno de grietas

La falta de iluminación y el daño de la carretera ponen en peligro a conductores.

SAN PEDRO SULA

La falta de iluminación y el pésimo estado de la carretera en el segundo anillo periférico es un tema importante al que las autoridades deben dar respuesta, indican expertos.Por esta importante vía circulan de 20,000 a 30,000 vehículos diarios, de los cuales al menos ocho mil son de carga pesada.

Aunque la carga permisible debe ser de 45,000 a 50,000 libras máximo, actualmente se transporta el doble. La sobrecarga de los vehículos y el poco mantenimiento de la vía han causado que tanto la nueva trocha habilitada en 2016, como la vieja estén llenas de baches y grietas que han ido en aumento.

Benjamín Castro, líder de la Cámara del Transporte de Carga de Honduras (Catracho), informó que el Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT) no ha podido controlar el peso de los camiones, lejos de eso, dicen tener conocimiento que dentro del instituto se venden permisos para dejarlos circular con sobrecarga.

Las grietas y los baches sumado a la falta de iluminación ponen en riesgo la vida de los conductores.

“Deben regular el peso de las mercancías, pero en vez de eso venden los permisos para circular con sobrepeso”, aseveró Castro, quien señaló que la vida útil de la carretera (la nueva trocha) debió ser de 20 años.

Fabián Brown, presidente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), capítulo noroccidental, declaró que uno de los grandes problemas es que por la ciudad, específicamente por el segundo anillo periférico, pasa más del 80% de la carga nacional e internacional.

“El segundo anillo parece una galleta de soda, que se fractura con nada, es un desastre lo que hay actualmente, aparte, no tiene iluminación”, apuntó.Brown indicó que los anillos periféricos no son para carga pesada, son para rodear hacia afuera el tráfico normal de la ciudad.

“Lo que es carga pesada debe moverse en otro tipo de carreteras, con diseños mucho más vanguardistas, tienen que aguantar las cargas de los vehículos pesados, tienen controles distintos. Nosotros no tenemos un canal de alivio”.

Aunque las nuevas obras de infraestructura vial han logrado tener un impacto importante en el tráfico vehicular, estas obras debieron hacerse hace más de 20 años atrás, ya que anualmente el crecimiento del parque vehicular en San Pedro Sula es del 5% y han habido años que ha superado el 8%.

Además

Unos 22 millones de dólares (más de 520 millones de lempiras) costó la segunda trocha del segundo anillo periférico en 2016.

A diario, por la Capital Industrial circulan unos 600,000 carros y motos, de los cuales 347 mil están registrados en la ciudad, el resto proviene de los diferentes municipios. “Por la mañana y por la noche está colapsado el segundo anillo y el bulevar del norte”, sostuvo Brown.

Los expertos han planteado que la solución definitiva es construir el libramiento vial. La ruta seleccionada como la más apropiada es la que sale por Baracoa y llega hasta la finca La Cuarenta en El Progreso y luego toma la zona de La Barca.

Sin embargo, con la falta de casetas de peaje no hay una fuente de repago y tampoco interés de los gobiernos en construir esa obra.

Martín Mayorquín, expresidente del Colegio de Ingenieros Civiles, dijo que desde hace varios años, la desaparecida Invest-H, tuvo conocimiento sobre la urgencia de hacer unas reparaciones debajo de la trocha nueva del segundo anillo.

“La Secretaría de Infraestructura y Transporte debe incluir la reparación del segundo anillo en su presupuesto.“Hay que reparar urgente esas grietas, algunas losas hay que atacarlas a tiempo, sino esto se empeorará”, advirtió Mayorquín.

Cuando llueve, el congestionamiento se intensifica y afecta la oscuridad que impera en la zona.