"

San Pedro Sula, Honduras

Tres empresas de puntos de taxis y dos de rapiditos han decidido tomar sus propias medidas de seguridad para prevenir los asaltos.

El punto de colectivos de la colonia Ideal, en la 2 calle, 5 avenida, del barrio El Centro, fue el pionero en hacer registros de los pasajeros con un detector de metales, y luego dos puntos más le tomaron el ejemplo.

José Benítez, administrador del punto de taxis, dijo que aunque la fila de personas sea larga siempre hacen la revisión de los pasajeros por la seguridad de ellos mismos y de los conductores.

“En algunas unidades se cometen asaltos; pero cuando los taxis salen llenos del punto, los pasajeros llegan seguros a sus destinos”, comentó Benítez.

En otros puntos como el de la terminal de buses y de la colonia Fesitranh, hay cámaras de video que registran el movimiento de pasajeros, también revisan de forma manual a las personas que abordan los taxis.

En empresas de transporte interurbano los administradores tienen estrictas medidas de seguridad. Se hacen registros de todos los pasajeros y no permiten que ni policías aborden los buses con armas; los que portan pistolas reciben un carnet que sirve como comprobante para reclamar sus propiedades al llegar a su destino.

“De nada sirve que nosotros revisemos a los pasajeros porque la mayor parte de personas se suben en las calles y por lo general entre ellos van los asaltantes”, expresó Miguel Ramírez, representante de los buses rapiditos.

Actualmente el sector transporte es uno de los más afectados por la delincuencia con delitos como el robo de vehículos. Según transportistas a diario se comenten más de dos asaltos en las unidades.

“Vivimos en un país donde todo el mundo sabe lo que pasa y no hacen nada. El Gobierno dice que los índices de delincuencia han bajado, pero es todo lo contrario, porque las personas humildes somos los que a diario sufrimos por la delincuencia”, agregó Ramírez.

En la gran terminal de buses instalaron una máquina de rayos x que provocó malestar en los transportistas porque se había reducido el número de pasajeros; esta fue reubicada en la salida de los pasajeros, lo que ha dado mejores resultados.

En Tegucigalpa, el Gobierno aprobó un proyecto piloto de seguridad con sistemas GPS y cámaras de seguridad dentro de los buses, por lo que los transportistas de la zona norte esperan que esas mismas medidas se implementen en las rutas.

"