"

San Pedro Sula, Honduras.

La parroquia San Vicente de Paúl cumple este año medio siglo de trabajo social en las 26 comunidades de San Pedro Sula.

Más de dos mil feligreses celebrarán este 19 de julio el 50 aniversario con una misa de acción de gracias.

Durante todo el año y con una serie de actividades, los feligreses celebrarán el esfuerzo y la dedicación de todas las personas que hacen posible la labor samaritana que la Iglesia lleva a cabo desde hace 50 años.

“La mejor tarjeta de presentación de la Iglesia es su pastoral social”, expresó sor Lidia, responsable del despacho de atención primaria, al referirse a la forma en que está organizada la parroquia para ayudar a los más necesitados.

La pastoral social está dividida en cuatro grupos: tierra y medio ambiente, salud, educación y atención primaria.

El padre Roberto Fernández, vicario de la parroquia, contó que el grupo de tierra y medio ambiente está destinado principalmente a los campesinos de El Merendón, donde por medio de orientación, préstamo de maquinarias y acceso a vehículos para bajar a la ciudad les ayudan a comercializar sus cultivos.

El grupo de salud comprende cinco consultorios médicos en distintas colonias de la ciudad, donde los enfermos pueden adquirir a precios simbólicos los medicamentos que alivien sus males; también una ambulancia sube a diario a la cordillera de El Merendón, donde un médico evalúa a los pobladores.

La parte educativa es uno de los grupos más extensos de la pastoral social, con dos centros educativos de primaria y secundaria en las aldeas de El Perú y Suyapita, en El Merendón; clases de computación e inglés a bajos precios en la sede principal y el Instituto de Educación por Radio, dirigido a las personas que carecen de oportunidades de estudio. Así, la Iglesia busca cambiar el destino de miles de jóvenes de bajos recursos.

“En una misma celebración de la eucaristía puedes encontrar al más rico y al más pobre cantando juntos”, manifestó el misionero Antonio Sánchez, responsable de la pastoral.

La atención primaria trata de escuchar y buscar soluciones a los problemas expuestos por los feligreses que llegan a diario en busca de ayuda a las sedes de la parroquia.

“Las labores en los próximos 50 años van a ser las mismas, pero con nuevos medios seguiremos evangelizando y ayudando”, señaló el padre Fernández.

Recordó el duro comienzo de la parroquia San Vicente de Paúl, que ahora es una de las más grandes de las 33 que conforman la Diócesis de San Pedro Sula.

“Como todo comienzo fue difícil y estuvo muy marcado con las visitas a los sitios de El Merendón, antes costaba mucho acceder a esta zona; las labores que hacían todos los misioneros eran a pie”.

El padre español Jesús Palau es el párroco desde hace más de un año y asegura que para él fue un reto aceptar el liderazgo de la iglesia por el enorme compromiso de su congregación en proyectarse con los desposeídos.

“Sentí mucho orgullo por el llamado del Señor, pero con una gran responsabilidad porque es una parroquia de dimensiones muy grandes”, expresó el prelado.

Sembradores de justicia y esperanza es el eslogan que acompaña este año lleno de celebraciones. “Es el estilo propio de los de esta parroquia de vivir el Evangelio”, explicó Alejandro Fúnez, coordinador de las comisiones festivas.

La misa de acción de gracias será el próximo sábado desde las 6:00 pm en la parroquia San Vicente de Paúl y contará con la presencia de autoridades de la Iglesia. Además tienen programadas jornadas deportivas, de misiones, un campamento juvenil y, en septiembre, una semana de la caridad hasta finalizar las actividades el 28 de septiembre con una misa.

"