29/05/2024
12:42 PM

El bulevar del norte, atestado de vehículos a todas horas

Los expertos destacan que se debe construir un puente a desnivel en el Seguro Social que sirva de parqueo en la parte de abajo y trabajar en un transporte eficiente.

SAN PEDRO SULA

En el bulevar del norte ya dejaron de existir las horas pico de tráfico, es decir “el infierno vial” es las 24 horas del día.

A diferencia del bulevar del sur y el este, cuyas horas de mayor congestionamiento vehicular se marca por la mañana y por la tarde-noche, en el bulevar del norte los embotellamientos son el desayuno, el almuerzo y la cena de los conductores que transitan a diario por esa zona.

Pese a las importantes obras públicas que se han desarrollado, a lo largo del bulevar se forman embotellamientos en puntos claramente identificados por expertos, por ejemplo, en la intersección entre los vehículos que vienen sobre el bulevar del norte y los del bulevarcito de la Cervecería, a la altura de la zona conocida como Viveros.

Otro punto de embotellamiento son los vehículos que vienen de la avenida Júnior por el lado de Expocentro hacia el bulevar del norte; frente al Seguro Social, la falta de sincronización y cercanía entre los semáforos de la colonia El Roble y el de Los Álamos, son solo algunos de los puntos críticos en el norte.

A lo largo del bulevar hay diferentes puntos críticos plenamente identificados por los expertos, quienes hablan de un puente, un túnel, un retorno, ampliaciones y más.

Para los expertos, el bulevar del norte recibe una fuerte carga vehicular que a diario crece, pero su problema no se concentra en ello sino en la falta de soluciones a los atolladeros ya identificados y que empeoran con el paso del tiempo.

Alejandro Puerto, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Honduras (Cich), capítulo noroccidental, dijo que al circular a diario por este bulevar tiene claro que algunos de los embudos son el puente de Río Blanco, semáforo de El Roble y a la altura del Seguro Social “que son cuellos de botella largos”.

Puerto indicó que es de suma importancia un sistema de transporte público eficiente que no “obligue” a los ciudadanos a tener que adquirir un vehículo propio para trasladarse y que se sientan seguros de utilizarlo.

“Yo siempre he soñado un puente a desnivel frente al Seguro Social, de unos 200 metros, en el que pasen los vehículos por arriba y que sirva de parqueo por debajo y para peatones también , creo que sería una gran solución”.

Agregó que el puente de Río Blanco debería ser ampliado, quitar el semáforo de El Roble haciendo un túnel subterráneo, por ejemplo.

El ingeniero civil José Avilez, expresidente del Cich, opinó que el congestionamiento en el bulevar del norte es un indicativo de un crecimiento del parque vehicular y comprueba la teoría que aumentar la cantidad de carriles no es una solución al problema vial sino que se debe inclinar a un eficiente transporte público.

“El semáforo en la entrada de la colonia El Roble, sería necesario cerrar ese cruce y convertirlo en giro o un solo retorno a Puerto Cortés y habilitar un giro en U entre la entrada El Roble y Río Blanco, de esa manera sería más fluido el tráfico”.

Víctor Cerrato, de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte (DNVT), manifestó que han hecho esfuerzos para reducir el problema a la altura del Seguro Social con presencia policial, sin embargo, señaló que se debe pensar en una solución definitiva como un espacio de estacionamiento para que estos vehículos no utilicen la vía pública como parqueo. “Para mí los retornos y los cruces lo único que hacen es aumentar la posibilidad de accidentes y congestionamiento vehicular, en las ciudades más actualizadas los retornos quedan lejos”, aseveró Cerrato.

A diferencia del bulevar del este y sur, en el norte hay tráfico las 24 horas del día.