27/01/2023
08:49 AM

Más noticias

Pésimo alambrado afecta productividad e inversiones

La ciudad carece de más de 40,000 lámparas, y esto es reclamado por los pobladores y empresarios, ya que pagan por un servicio casi inexistente.

SAN PEDRO SULA

Considerada la Capital Industrial del país, con una conexión área, marítima y terrestre envidiable, en donde predomina la industria y el comercio, San Pedro Sula padece un mal desde hace muchos años que va en crecimiento: la falta de alumbrado público.

Además de los barrios y colonias, las principales calles y bulevares de la ciudad están a oscuras.

Los malhechores se han robado más de tres mil lámparas, otras se han dañado, y la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) no cuenta con un plan de iluminación, apenas logran reparar algunas y otras son compradas por patronatos y colocadas por el personal de la estatal.

En el bulevar del este, salida a La Lima, Siglo 21 está construyendo el intercambiador, los trabajos y la falta de iluminación hacen que los conductores tengan mucho cuidado al circular por esta zona. Fotos y video: Yoseph Amaya.

Para expertos, la ciudad a oscuras no solo afecta la seguridad ciudadana, da una mala imagen a los inversionistas nacionales y extranjeros y perjudica la productividad de los negocios y empresas que tienen jornadas nocturnas.

José Martín Chicas, empresario y directivo de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), manifestó que la oscuridad que impera en San Pedro Sula suma a la inseguridad que sufre la ciudadanía, tanto por asaltos como en accidentes en carreteras y otro tipo de incidencias.

San Pedro Sula aspira a ser una ciudad de primer mundo y es necesaria la iluminación para esto. No es difícil, hoy en día hay programas especiales que se encargan de realizar la inversión y el modelo de negocio se repaga con el ahorro.Hay países amigos con financiamiento bilateral, es cuestión de gestión”, apuntó.

El bulevar del norte y el bulevar del sur también están a oscuras.

Chicas indicó que el visitante, ya sea por turismo o por inversión, al llegar a la ciudad y verla a oscuras, su percepción es que es insegura y que está en retraso.“Eso sí tiene un alto impacto en los inversionistas, la percepción tiene un alto costo en la decisión de inversión”, enfatizó.

Esperanza Escobar, presidenta de la Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria de Honduras (Anmpih), opinó que como microempresarios pagan dos facturas, la de sus casas y la de los locales comerciales; es decir, pagan doblemente por alumbrado público, un servicio deficiente.

“Por la delincuencia, por la oscuridad que impera, los negocios se tienen que cerrar más temprano. En todas las grandes ciudades, los negocios permanecen hasta tarde, aquí por la oscuridad da miedo, asaltan a los empleados, algunos por los ingresos caminan. Eso minimiza la actividad productiva”, dijo Escobar.En 2021, el déficit de lámparas de alumbrado público en San Pedro Sula era de unas 32,000, en la actualidad hacen falta más de 40,000.

“Es un gran impacto en la seguridad ciudadana, en la seguridad de las mismas empresas y operaciones; por ejemplo, el bulevar hacia el aeropuerto Ramón Villeda Morales y aduana La Mesa no está iluminado”, opinó Kevin Rodríguez, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), quien señaló que por el alumbrado público se paga todos los meses y la población tiene derecho a reclamar un mejor servicio.

William Hall, empresario de la construcción, explicó que el sistema está saturado, lo cual hace que los nuevos proyectos requieran hacer sus propias inversiones, a esto se suma el deficiente servicio de alumbrado público.

En el segundo anillo, Aguas de San Pedro está haciendo unos trabajos.