08/08/2022
04:54 PM

Más noticias

Atrasos en permisos sanitarios preocupa a empresarios de SPS

Los despidos masivos y la mora que está teniendo la Arsa pone en alerta a los empresarios, que esperan no se retroceda y vuelva a ser un trámite engorroso.

San Pedro Sula, Honduras.

Una elevada mora en expedientes y que tramitar permisos sanitarios vuelva a ser engorroso, es la preocupación del sector empresarial de la zona norte ante los cambios que están surgiendo en la Agencia de Regulación Sanitaria (Arsa).

Dos nuevas comisionadas han asumido el liderazgo de la Arsa, y una de las primeras decisiones fue despedir al menos 13 personas de diferentes áreas. Con el cambio de Gobierno, esta determinación no causó sorpresa, sin embargo, la intención de los empleados de conformar un sindicato aceleró el proceso.

Con los despidos se detienen las inspecciones y la emisión de registros y licencias sanitarias.

Diario LA PRENSA conoció que solo durante una semana de capacitación de las comisionadas se acumuló una mora de más de 3,000 expedientes. Con los despidos este retraso podría aumentar mucho más.

Antes de que se conformara Arsa en 2017, obtener un permiso sanitario era de los trámites más engorrosos para el pequeño y gran empresario, había una mora de más de 20 mil expedientes que parecía nunca disminuir.

La Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) y la Asociación Nacional de Industriales (Andi) pidieron en reiteradas ocasiones por la creación de una institución que se dedicara únicamente a estos servicios y dejara de ser competencia de la Secretaría de Salud.

MÁS DETALLES

En 2021 la Arsa atendió de forma presencial y virtual a más de 118,478 personas en diferentes trámites y servicios. Para productos farmacéuticos, emitió 68 nuevas licencias sanitarias y 6,727 nuevos registros sanitarios.

Fuad Handal Katimi, presidente regional de la Andi, declaró que obtener los permisos sanitarios era “una verdadera pesadilla”. Cuando era manejado por la Secretaría de Salud el trámite tardaba hasta más de un año.

“Por lo que se perdía cualquier cantidad de negocios en el país, se perdieron muchos negocios internacionales porque las cadenas de supermercados incluso sacaban productos por no tener registros sanitarios. Yo perdí los mercados de Nicaragua y El Salvador, que exportamos ahí, porque la renovación de los registros sanitarios nunca salían”.

Katimi reconoce los cambios positivos con la Arsa, ya que muchos de sus trámites se pueden realizar en línea e incluso hay una opción de pago para adelantar el proceso que tarda un máximo de tres meses. “Lo que nos preocupa es volver a lo de antes, que se atrasen los permisos, que no haya personal competente y volver a lo de antes”, aseveró el líder industrial.

Menotti Maradiaga, expresidente de la Federación de Cámaras de Comercio (Fedecámaras), manifestó que la Arsa sí ha tenido una mejora con el paso de los tiempos, que logró reducir la mora y daba más pronta respuestas sobre todo a los micros y pequeños empresarios que antes tenían que pagar a un abogado para hacer los trámites.

“El retroceder significa que los permisos se van a obtener más tarde y que los costos aumentarán sobre todo para los mipymes”.

6,051

Registros sanitarios para alimentos y bebidas extendió Arsa en 2021 y 2,725 licencias sanitarias. En dispositivos médicos fueron 85 licencias.

Maradiaga señaló que el mayor perdedor es el empresario que deberá esperar por más tiempo para los permisos sanitarios. “Hay quienes han venido trabajando bien y que cuentan con la experiencia, a nivel de institución han venido trabajando bien, en línea, sin necesidad de contratar a un abogado”, apuntó.

El empresario José Martín Chicas compartió que en la reestructuración de personal siempre es importante valorar la experiencia y la competencia. “Si hay temas de mora, lo importante es que se mejore. La simplificación de los procesos es muy importante para la competitividad del país”, enfatizó Chicas.

En 2021, los permisos sanitarios aumentaron en un 63% en la oficina regional de la Arsa en San Pedro Sula. Los sectores que más solicitan licencias y registros sanitarios en la ciudad son productos farmacéuticos, alimentos, lácteos y cárnicos, envasados (jaleas, encurtidos), “snacks” (tajaditas) y dispositivos médicos.