16/04/2024
12:06 AM

A cuatro de 10 les niegan créditos por vivir en zonas de riesgo

Los cobradores de algunas comercializadoras no ingresan a unos 30 barrios y colonias por inseguros.

Marlene Gómez tiene un historial crediticio impecable,
nivel de ingreso óptimo y estabilidad laboral. Sin embargo, está en la lista de ciudadanos que no califican para créditos.

La maestra de educación primaria acudió a tres instituciones bancarias para solicitar un préstamo hipotecario, en todas fue rechazada bajo los mismos argumentos: “usted está en la lista que no califica por ser de zona de riesgo”. Gómez necesitaba dinero urgente para que su hermana se sometiera a tratamiento tras diagnosticarle cáncer, a cambio entregaba los papeles de su vivienda, ubicada en la colonia Céleo González.
Políticas de crédito

Ella es una de las cuatro de cada diez personas a las que a diario les niegan préstamos, según datos proporcionados por agencias bancarias. Las instituciones financieras y comercializadoras han creado políticas internas donde niegan créditos a los ciudadanos de unos 30 barrios y colonias por tratarse de zonas conflictivas por delincuencia o vulnerables por inundaciones.

“Agarré mi casa en 1995 y a lo largo de 10 años había sacado préstamos hipotecarios en dos ocasiones y calificaba, ahora está en la lista que no, es una discriminación. Lo que me queda es rematar la casa, es lastimoso porque es el esfuerzo de muchos años”, lamentó Gómez.
No ingresan cobradores

Williams Sarabia fue a una comercializadora para solicitar una motocicleta al crédito, pero su trámite fue rechazado.

“No estoy en la Central de Riesgo, llevé todos los documentos que me pidieron y cuando les dije el lugar donde vivía me negaron el crédito”, explicó Sarabia.

El hombre de 29 años tiene dos trabajos y un salario fijo, pero vive en Chamelecón, sector que está en la lista de las agencias bancarias y las comercializadores. “Gasto
40 lempiras de pasaje diarios y ocupaba la moto para llevar a mi hija a la escuela”, manifestó Sarabia, quien tenía listos los tres mil lempiras de prima para que le facilitaran la motocicleta al crédito.

“Lo que me enojó es que hice todo el trámite. Me dijeron que donde vivo es muy peligroso, que los cobradores no entran y que no podían arriesgar a sus empleados. Incluso les dije que me fueran a cobrar a mi trabajo y no quisieron”, señaló Sarabia.
Políticas internas

Tomás Sánchez, analista bancario, explicó que no se trata de una política integral, sino de cada institución.

“Una de las variables que toman en cuenta es la ubicación donde vive la persona; pero los principales factores son el historial crediticio, estabilidad laboral y el nivel de ingreso en relación con la deuda. Sin embargo, en los préstamos de vivienda existe el riesgo de que el banco se quede con la propiedad que la persona está dejando como garantía, y es un problema tenerlas en ciertas zonas”, explicó el experto.

Expresó que han ocurrido casos en que las instituciones financieras han ido a tomar posesión y han sido mal recibidos e inclusos amenazados de muerte. “Entonces para el banco es una pérdida directa cuando la garantía esté en una zona de alto riesgo”, dijo.