Construir en San Pedro Sula sigue siendo un reto para inversionistas

Obtener el permiso de construcción es engorroso porque piden muchos requisitos. Expertos señalan la falta de capacidad eléctrica como otra limitante.

Inversión. Nueva plaza comercial en el bulevar del norte, a la par de residencial Las Mercedes.
Inversión. Nueva plaza comercial en el bulevar del norte, a la par de residencial Las Mercedes.

San Pedro Sula

Aunque expertos aseguran que han mejorado los tiempos de emisión de permisos de construcción, expresan que siguen siendo muchos los retos a los que se enfrentan los inversionistas para ejecutar proyectos en San Pedro Sula.

Tramitar el permiso de construcción es un proceso largo y engorroso, la falta de capacidad de suministro eléctrico y de plantas de tratamiento, entre otros obstáculos, causan descontento entre los inversionistas nacionales y extranjeros, sobre todo de los locales, que siguen demostrando confianza en el desarrollo del país.

Obtener un permiso de construcción en la municipalidad para una obra menor a 45 metros cuadrados conlleva al menos nueve requisitos, además de tres requisitos para la Gerencia de Ambiente en caso de que aplique y nueve si el solicitante es una sociedad o comerciante individual.

Para una obra mayor a 45 metros cuadrados son unos doce requisitos que pide la municipalidad, siete requisitos que exigen los colegios profesionales, cuatro la Gerencia de Ambiente en caso de que aplique y diez pasos más si es sociedad o comerciante individual.

César García, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Honduras (CICH) en San Pedro Sula, manifestó que luego del taller realizado por la alcaldía y especialistas del Banco Mundial (BM) en febrero de 2020, en donde participaron urbanizadores, colegios profesionales y otros actores, han mejorado los tiempos de emisión de permisos de construcción, que antes eran de hasta diez meses, y ahora si el solicitante cumple con los requisitos, la autorización solo tarda unos dos meses.

“Lo mejor es contratar un profesional que diseñe el juego de planos para presentarlo al permiso de construcción, así se evitan un montón de problemas. Ahora hay muchos colegas que diseñan y construyen, es decir, que dan el servicio integrado”. García dice que es necesario que se construya ordenadamente.

Explicó que lo primero es el anteproyecto para permiso de construcción, que tiene un costo de entre L2,500 a L3,000 para proyectos mayores a los 300 metros cuadrados.

“Antes había que ir a las oficinas para consultas, ahora todo está en línea, pero muchas personas no están acostumbradas a eso”, apuntó García.

Retos

José Martín Chicas, presidente de Inmsa Argo, empresa dedicada a la ingeniería, el diseño y la construcción, opinó que además de los permisos de construcción, otro reto para el desarrollador es la capacidad de energía para grandes proyectos; por ejemplo, en el caso de la plaza comercial Foresta los empresarios tuvieron que invertir para tener energía, algo que también benefició la capacidad eléctrica de los residentes de la zona, esto definitivamente encarece aún más los costos.

“El otro tema es el agua, dónde van los desperdicios sólidos de estos proyectos, San Pedro Sula no tiene planta de tratamiento. Para sacar un permiso en la municipalidad hay que hacer un esfuerzo extra, lo ideal es una ventanilla única que sea sencillo”, enfatizó Chicas.

El permiso de construcción tiene un costo del 1% del valor del proyecto, pero si comienzan a construir antes de tener el permiso son multados con el 2% del costo de la obra. Aunque la alcaldía no precisa cifras, se sabe que son muchas las obras que han detenido por estar ilegales.

Osmin Bautista, experto desarrollador, opinó que la alcaldía sigue pidiendo demasiados requisitos y el trámite para obtener el permiso de construcción sigue siendo engorroso, algo que desanima al inversionista nacional y extranjero.

Bautista destacó que es necesario que haya una simplificación de requisitos y que se emitan los permisos en menos tiempo.

La Prensa