Vendedores saturan las calles del centro con ventas navideñas

Aseguran que esta temporada es la única del año cuando pueden recuperarse porque ha sido un mal año en las ventas.

Así se ven las calles y avenidas en el centro de la ciudad, donde nadie tiene un dato de cuántos puestos de venta existen.
Así se ven las calles y avenidas en el centro de la ciudad, donde nadie tiene un dato de cuántos puestos de venta existen.

San Pedro Sula.

En temporada normal, el caos en las calles y avenidas cercanas al centro es grande, pero con la llegada de las fiestas navideñas se vuelve peor.La cantidad de puestos de venta se ha duplicado en estos días y los mismos vendedores denuncian que les están cobrando entre L4,000 y L5,000 por dejarlos poner anexos a los puestos que ya tienen.

“Aquí le dicen a uno págueme esa cantidad y ni Abastos y Mercados los va a molestar”, dijo uno de los vendedores que pagó por ampliar su puesto y no ha tenido problemas, pero evitó dar nombres de los involucrados.

Realidad
En los alrededores de la catedral sampedrana se han instalado varios puestos al extremo que la puerta del lado sur permanece cerrada.

Los comerciantes aseguran que la temporada no está tan buena porque la crisis afecta a las personas, pero hacen el intento de vender.

Claudia Pineda, dirigente de la gremial de vendedores Sincocih, dijo que ella no sabe a qué se refieren con esos cobros porque sus agremiados están solo con un puesto.“Esta es la única temporada que tenemos para recuperarnos y las ventas no están del todo buenas”, dijo.

La presidenta de la Asevamalih, Yolanda Pérez, dijo desconocer los cobros que denuncian algunos vendedores. “Ya estamos colocados los que tenemos que estar y la Municipalidad no está dando ningún permiso a vendedores nuevos, todos los que hay son anexos”, dijo Pérez.

Lg-vendedores1-041219(800x600)
Cada día aumentan y nadie ha puesto control para que los vendedores no se sigan incrementando. Hay buhoneros originarios de varios países, según información de los mismos vendedores.

Detalló que en el caso de su asociación se desvelan junto a sus compañeros para aprovechar y escoger espacios.

“No es problema nuestro que les comamos el mandado a las otras asociaciones”, dijo la dirigente.Explicó que la mayoría de vendedores no compraron mercadería y están vendiendo lo que les quedó del año pasado.

“Nos quedan 20 días para vender, tenemos que salir de los compromisos y estamos vendiendo la resaca del año pasado, adornos de Navidad, luces y lo que nos quedó” explicó.Aseguró que el único producto nuevo son los tenis que entran de Nicaragua y Panamá.

Sampedranos consultados lamentaron que las calles se han vuelto intransitables.

Lg-vendedores4-041219(800x600)
Las supervisiones son casi nulas en una zona donde hay desorden y caos.
La Prensa