La meta esta Navidad es cero niños quemados con pólvora

Las autoridades del hospital Mario Rivas aconsejaron no comprar estos productos a los menores de edad.Hasta L500,000 se gasta en la recuperación de un paciente quemado.

Traumas. Además de las secuelas físicas las quemaduras con pólvora dejan daños psicológicos en niños.
Traumas. Además de las secuelas físicas las quemaduras con pólvora dejan daños psicológicos en niños.

San Pedro Sula.

Con el objetivo de evitar quemaduras y amputaciones tanto en niños como en adultos por la manipulación de petardos de alto poder, las autoridades del hospital Mario Rivas lanzaron ayer la campaña Cero pólvora y cero accidentes.

En conferencia de prensa, los médicos advirtieron que al momento que un niño ingrese al centro asistencial quemado por reventar cohetes será notificado a las autoridades correspondientes para que se deduzcan responsabilidades.

En promedio, el ingreso de menores anualmente con estas lesiones al centro asistencial es de entre 10 y 15 pacientes.

Carlos Cerrato, cirujano plástico del hospital Rivas, dijo que de acuerdo a las lesiones con las que ingresan los pacientes se invierte en su recuperación hasta medio millón de lempiras. “Lo importante no es el valor económico, sino que es evitar que estos niños enfrenten la vida con secuelas”, dijo.

Lamentó que cada año aumentan las cifras de menores con quemaduras tras manipular pólvora y, asimismo, alabó que se realicen este tipo de campañas.

“Hemos tenido niños con quemaduras graves a quienes les hemos hecho amputaciones, han quedado ciegos e incluso se nos han muerto. Este año todavía no hemos tenido niños quemados porque generalmente el pico se da durante las festividades navideñas debido a la tradición del hondureño de celebrar con pólvora”, expresó el cirujano.

El centro asistencial cuenta con los materiales y los equipos médicos para atender y tratar este tipo de pacientes, pero “no se trata de estar preparados, sino que no queremos que vengan niños quemados”, dijo Cerrato.

El cirujano aconsejó a los padres de familia no comprarles pólvora a sus hijos para evitar que ocurran este tipo de accidentes.

Los operativos para evitar el ingreso de este producto a la ciudad ya comenzaron. El Plan de Arbitrios establece que está prohibido otorgar permisos para la operación de negocios dedicados a la producción, distribución y venta al por mayor y menor de productos a base de pólvora, el almacenamiento y quema de los mismos. La violación a esta disposición conlleva a una multa de 20,000, el decomiso y la quema del producto.

Walter López, miembro de la Policía Municipal, señaló que ya se comenzó con el decomiso de estos productos. “Son los niños que más corren el riesgo por la gran magnitud de cómo se están elaborando”, dijo. Respecto a la campaña de prevención de accidentes, el jefe de la emergencia de cirugía, Roberto Faasch, dijo que al día ingresan hasta 25 personas con lesiones productos de los percances vehiculares.

Cantidad.El 2018 se cerró con la atención de 36 personas quemadas tanto en el Hospital Escuela como el Rivas.