Café en San Pedro Sula busca personas sordas con talentos para darlos a conocer

Sign Coffee, el primer cafe que promueve el lenguaje de señas, tiene todos los sábados un talento sordo

Sign Coffee está ubicado en el barrio El Centro, de San Pedro Sula, 6 avenida, entre 2 y 3 calle, exactamente en el antiguo local de la panadería El Trébol.
Sign Coffee está ubicado en el barrio El Centro, de San Pedro Sula, 6 avenida, entre 2 y 3 calle, exactamente en el antiguo local de la panadería El Trébol.

San Pedro Sula, Honduras

Luego de que Diario LA PRENSA diera a conocer la apertura del primer cafe que promueve en lenguaje de señas en Honduras, Sign Coffee, decenas de hondureños han visitado este lugar que tiene apenas un mes y medio de brindar servicio al público.

Este establecimiento que nació con el objetivo de brindar empleo a las personas con discapacidad auditiva se ha convertido en el lugar preferido de muchos sampedranos interesados en apoyar la iniciativa y además aprender el idioma.

Sign Coffee está ubicado en el barrio El Centro, de San Pedro Sula, 6 avenida, entre 2 y 3 calle, exactamente en el antiguo local de la panadería El Trébol.

Sara Flores, fundadora de Sign Coffee, afirma que están muy contentos con la respuesta de los hondureños y comentó que están realizando otras iniciativas dentro del café.

Además lea: Hondureños ganan el primer lugar en competencia de robótica desarrollada en Dubái

"Todos los sábados tenemos a una persona sorda con un talento que desee dar a conocer. Le brindamos un espacio dentro del café, de forma gratuita, para que pueda tener durante una semana una exposición de su trabajo. Es impresionante darse cuenta del enorme talento que tienen estas personas", dijo Flores.

Agregó, que este sabádo contarán con la exposición de una hondureña, residente en Roatán, Islas de la Bahía, que hace bisutería de forma muy original.

Flores es docente de profesión y ha laborado en distintas organizaciones, como Teletón, que brindan apoyo a las personas con discapacidad auditiva.

Sin embargo, quizo dar un paso más allá y formar este negocio familiar para promover el lenguaje de señas a través del café.

"Estoy muy contenta de trabajar junto a mi familia en un proyecto que nace en mi corazón con la idea de ayudar a esta comunidad", explicó Flores.

Actualmente en Sign Coffee trabajan dos jóvenes con esta discapacidad, pero el anhelo de Sara es poder emplear a más personas con esta condición y a su vez que los hondureños comprendan que no se trata de una enfermedad.