20/06/2024
10:07 PM

Con opciones frescas y al dente: celebra el Día Internacional de la Pasta

  • 25 octubre 2022 /

Cocción más rápida, más suavidad y percepción notoria de los ingredientes que le dan vida, son atributos de la pasta fresca

Fiesta de sabores

SAN PEDRO SULA, HONDURAS.- Cuando hablamos de pasta, es posible que se vengan a la mente diversas formas de sémola y agua deshidratadas, conocidas como pastas secas, sin embargo el alimento clásico de la cocina italiana también tiene sus versiones frescas, las cuales ofrecen texturas y sabores únicos.

En comparación con su alternativa seca, este tipo de preparación no pasa por proceso de deshidratación, lo cual ayuda a conservar más consistencia e incluso propiedades nutrimentales, afirma la experta Laura Reyes.

“La textura de la pasta fresca es más suave y elástica. Es más fácil que alcance el punto al dente por la cantidad de humedad que aún conserva. El sabor también cambia, sabe más al ingrediente natural con el que está hecho, y no a colorante o sabor que con frecuencia se utiliza en las industriales”, describe la “pastaia” formada en Liguria, la parte noroccidental de Italia.

Adicionadas con remolacha, espinacas y en ocasiones cúrcuma como colorante natural, Reyes prefiere emplear la sémola de trigo duro como ingrediente base para las más de diez formas que da vida por medio de extrusión (empleando moldes de bronce), o modelando una a una, a mano.

“La sémola de trigo duro es la clave para mis pastas. Busco que se desarrolle el gluten del trigo, por medio del calor y el trabajo manual, para que la pasta sea más elástica. La sémola es más rica en proteína que la harina doble cero, y tiene consistencia menos fina.

“La mayoría de las pastas la hacemos por medio de extrusión, entonces resulta una veta de textura rugosita que al cocer, libera más almidón (en comparación con una pasta comercial) y eso es bueno para que se adhiera la salsa y se cree una textura más rica, empalmando los sabores de la pasta con la salsa a elegir”, detalla.

Aunque Italia se ha posicionado como la capital de la pasta, por su diversidad de formas, colores y tamaños, el chef italiano Marco Melis confiesa que no hay fórmula establecida para elaborar pasta, pues en el país que fue la cuna del renacimiento europeo hay habitantes que la hacen con harina y agua; otros con sémola y harina y hasta quienes emplean harina y huevo.

RELACIONADA: Tipos, salsas y maridaje: lo que debes saber sobre la pasta

“No se sabe con certeza el número de formas que hay, pero se estima que la cifra supera los 300 estilos. Hay formas muy populares, incluso por regiones, por mencionar algunas, en Emilia se ve mucho fettuccine, tagliatelle y lasagna, en Liguria son más comunes bavette, linguine y trenette; mientras que en Cerdeña se prefiere el gnocchetti, gnocchi ripieni y fregola”, concluye la chef.

ABC de la pasta

- Pastificio, es el término italiano para los lugares donde se hace pasta fresca fresca.

- Pastaia y pastaio son las personas especializadas en darle vida a las caprichosas formas de pasta.

Aunque la pasta fresca es más rica en cuanto a nutrientes, la que predomina en el mercado es la pasta seca.

- La pasta seca es de producción industrial, pues cumple exigencias extremas en cuanto al amasado, gracias a aditamentos artificiales. Nada más recibe la forma correspondiente, se seca y empaqueta.

- La sémola de trigo, conocida también como semolina, parte del trigo; solo que tiene molido menos fino. La especie más utilizada para pasta se llama triticum durum, es el trigo cristalino, que al igual que el harinero, está catalogado como un producto básico en la Ley de Desarrollo Rural Sustentable.

NO SON IGUALES

Fresca

- No se somete a procesos de secado.

- Se conserva en el refrigerador.

- Cocción más rápida, puede tomar solo un minuto, como el tagliatelle.

- Tiene textura más suave.

- Proceso artesanal.

- Menor periodo de vida que las secas. El rango es de tres días para las rellenas (como ravioles) hasta una semana para las largas y cortas.

Seca

- Extraer toda la humedad con procesos de secado es rasgo que las caracteriza.

- Tradicionalmente en Italia ese paso se lleva a cabo exponiendo las formas al Sol, durante tres días.

- Tiene periodo de vida más largo que la fresca, sin necesidad de estar en refrigeración. Las secas, de tipo no industrial, pueden durar tres meses en la alacena. Las otras tienen prologado tiempo de vida, que puede ser de un par de años, debido a los conservadores.

- Se cuece más lento que la pasta fresca, alrededor de 10-15 minutos.

- Tiene textura menos maleable.

- Proceso más industrial.

MANOS A LA OBRA

Sigue las recomendaciones de Laura Reyes y pierde el miedo a cocinarla en casa:

- Respeta el tiempo de cocción y el procedimiento de cada tipo de pasta. Por regla general, es necesario hervir tres litros de agua por cada medio kilo de pasta.

- Ponerle sal es importante. Además de dar sabor, ayuda a que no se pegue por la reacción química entre el agua y la sal.

- Cuando el agua alcanza el punto de ebullición (a los cien grados centígrados), es tiempo de introducir la pasta y dejarla cocer. El tiempo dependerá del tipo de pasta, algunas requieren solo un minuto hasta ocho, como el tortellini que tiene muchos dobleces sobre sí.

- Pon el cronómetro y no la descuides, de lo contrario se corre el riesgo a sobrecocerla y obtener una consistencia de puré.

- Conservarlas en el refrigerador, en envases de vidrio con tapa o bolsas con cierre para que no se impregnen de otros aromas. Los ravioles tienen un periodo de vida de tres días y el resto, una semana. Si se conservan en el congelador, pueden durar tres meses.

- Las figuras onduladas como el fusilli, absorben más salsa por la forma, en comparación con los lisos como el espaguetti, tagliatelle y linguine. Éstos últimos se recomiendan con salsa cremosa.

- Las pastas que tienen colochitos, vueltas o que se enrollan en sí mismas, se recomiendan con salsas de textura y con trocitos, como pesto o ragú, con la intención de que se introduzcan en las vetas y se realcen lo sabores con cada bocado.

LEE: Secretos del chef para un asado perfecto

- El campeón, en cuanto a absorber salsa, es el penne rigate, porque sus estrías superficiales, y el hueco interior se suelen llenar de sabor salsero.

TIPOS DE PASTAS Y TIEMPO DE COCCIÓN

Lisas, rugosas, cortas, largas, con o sin relleno, cada pasta es única y especial y requiere diferente tratamiento.

1. TAGLIATELLE “PAJA Y HENO”

Tiempo de cocción: 1 minuto

Tipo: pasta larga

Método: laminada

Ingredientes: Sémola de trigo duro, agua y espinacas.

2. MAFALDINE

Tiempo de cocción: 3 minutos

Tipo: pasta larga

Método: extrusión

Ingredientes: Sémola de trigo duro y agua.

3. RAVIOLIS DE RICOTTA CON ESPINACAS Y PARMESANO

Tiempo de cocción: 4 minutos

Tipo: pasta rellena

Método: Laminada

Ingredientes: Sémola de trigo duro, agua, espinacas, queso ricotta, Grana Padano, cebolla, ajo, aceite, nuez moscada y sal.

4. GIGLI TRICOLOR

Tiempo de cocción: 3 minutos

Tipo: Pasta corta

Método: extrusión

Ingredientes: Sémola de trigo duro, agua, espinacas y remolacha.

5. FUSILLI

Tiempo de cocción: 3 minutos

Tipo: Pasta corta

Método: extrusión

Ingredientes: Sémola de trigo duro y agua.

6. LINGÜINE CON ESPINACAS

Tiempo de cocción: 2.5 minutos

Tipo: pasta larga

Método: extrusión

Ingredientes: Sémola de trigo duro y espinacas.

7. RAVIOLES “SOLES” DE CUATRO QUESOS

Tiempo de cocción: 5 minutos

Tipo: pasta rellena

Método: Laminada

Ingredientes: Sémola de trigo duro

HAZLAS EN CASA

GIGLI DE OTOÑO

Tiempo de preparación: 15 minutos / Rinde: 3 porciones / Dificultad: fácil

Ingredientes

3 litros de agua

2 cucharadas de sal de grano

500 gramos de gigli

1/2 barrita de mantequilla

1/4 cebolla

1 diente de ajo

15 tomates cherry

1/2 taza de crema

1 pizca de orégano

110 mililitros de pesto

50 gramos de parmesano

Piñones al gusto

Paso a paso

1. Calentar el agua con sal, a fuego alto. Cuanto esté hirviendo, verter el gigli y cocinar por dos minutos y medio.

2. En una sartén aparte, sofreír en mantequilla, la cebolla con ajo.

3. Agregar tomate cherry, partidos por mitad, y después incorporar crema, orégano y sal al gusto.

4. Agregar el pesto y más tarde el gigli. Mezclar con cuidado para que se incorporen los ingredientes.

5. Servir en un plato con parmesano al gusto, albahaca y piñones para decorar.

RAVIOLES CON MANTEQUILLA Y PARMESANO

Tiempo de preparación: 10 minutos / Porciones: 3 / Dificultad: fácil

Ingredientes

3 litros de agua

2 cucharadas de sal de grano

500 gramos de ravioles rellenos de ricotta y espinacas

1 1/2 barra de mantequilla

50 gramos de queso parmesano

Hojas de albahaca para decorar

Paso a paso

1. Calentar el agua con sal, a fuego alto.

2. Cuanto esté hirviendo, agregar los ravioles y cocinar durante cuatro minutos.

3. Colar para obtener los ravioles y pasar por mantequilla ya derretida en un sartén aparte.

4. Agregar tres cucharadas del agua con la que se cocieron los ravioles y mezclar con cuidado por un par de segundos.

5. Servir en un plato con queso parmesano y decorar con hojas de albahaca.