27/06/2022
09:37 AM

Más noticias

Marlene Alvarenga, una maestra, abogada, madre y esposa abnegada

Nació en el Hospital Escuela de Tegucigalpa, pero creció en el municipio de Trojes, en El Paraíso.

Tegucigalpa, Honduras

A sus 32 años, la hondureña Marlene Alvarenga, candidata presidencial del Partido Anticorrupción (PAC), ha superado todas las metas académicas que se trazó.

Nació en el Hospital Escuela de Tegucigalpa el 14 de febrero de 1985. Creció en el municipio de Trojes, El Paraíso, al oriente de Honduras. Estudió su primaria y secundaria en la Escuela e Instituto Alfonso 13, en Trojes, y luego se trasladó a Danlí a estudiar magisterio en la Escuela Normal Villa Ahumada.

Cuando le llegó el turno a la educación superior, se decidió por la carrera de Derecho, de donde egresó como abogada en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah). Tiene una maestría en sicología y un doctorado en teología.

Está casada con Rubén Darío Santos, con quien ha conformado su familia y procreado dos niños: Joel (de 9 años) y Abías (de 3). Es la primera vez que aspira a la primera magistratura del país y es la única mujer que ocupa un lugar en la planilla presidencial.

Actualmente, es diputada ante el Congreso Nacional por el Partido Anticorrupción (PAC), representando al departamento de El Paraíso. Confiesa que es la segunda vez que ejercerá el sufragio y lo volverá a hacer con su partido, del cual es presidenta luego de una crisis interna.

Se considera nueva en política, pero de una generación que lucha contra la corrupción, que tanto daño hace al país. Es una mujer orgullosa de sí misma y privilegiada de representar a la mujer hondureña en la papeleta presidencial, convirtiéndola en la tercera en la historia política de Honduras que ocupa ese puesto.

Es muy religiosa y considera a Dios el centro de su vida, de su familia y de su matrimonio. Asegura que es una mujer de valores y principios inculcados por sus padres, Armando Alvarenga y Malvina Castellanos.

Considera que tiene carácter y que es una mujer fuerte y trabajadora con muchas cualidades. Asimismo, es luchadora y emprendedora para lograr sus objetivos. Cree que Honduras está en un momento especial que necesita hondureños con valor y muchos principios.