10/08/2022
10:59 AM

Más noticias

“Lo que menos deben pensar es que están presos”: director de centros El Carmen

Los centros Pedagógico e Intermedios El Carmen se mantienen a flote pese a operar con un presupuesto pírrico.

San Pedro Sula, Honduras.
Perfil

1. Nombre y apellido: Óscar Danilo Turcios

2. Edad: 66 años

3. Ciudad: San Pedro Sula

4. Profesión: abogado

5. Cargo: director de los centros Pedagógico e Intermedios El Carmen

El actual director de los centros Pedagógico e Intermedios El Carmen recibió al equipo periodístico de LA PRENSA Premium para responder a una entrevista pactada sobre la operatividad de los establecimientos que albergan a menores infractores en el norte del país.

¿Cómo se encuentran los servicios de los centros de internamiento El Carmen?

Estamos bien, el agua funciona las 24 horas, la energía eléctrica está en buen estado y también las condiciones físicas del edificio. Los niños y jóvenes reciben la alimentación a la hora, desayunan, almuerzan, cenan y tienen dos meriendas. Además cuentan con educación básica y Bachillerato en Ciencias y Humanidades, incluso tenemos un estudiante de inglés y a otro en ingeniería en la universidad. Aquí lo que menos deben pensar es que están presos, son tratados como niños, tenemos una educación formal, hay psicólogos, trabajadores sociales, procuradores legales y otros.

Durante años se ha cuestionado el seguimiento que no le dan a quienes salen de los centros ¿Eso ha cambiado o se mantiene?

Los jóvenes solo pueden salir mediante dos formas: por el cumplimiento de la sanción o cuando se les cambia la medida por una menos grave. Ellos van a un programa de reinserción a una oficina regional del INAMI y se lleva un control; pero el seguimiento se pierde cuando cumplen la sanción y egresan del centro para regresar a sus lugares de origen. Eso es una debilidad, pero no del INAMI, sino del Estado como tal.

¿Qué debe hacer el Gobierno hondureño ante lo que usted subraya?

Sería importante que se busque que el menor tenga una práctica restaurativa donde se conciencie a la víctima y al victimario; es decir, una mesa de conciliación con los familiares de la víctima. Cuando estos jóvenes llegan a la comunidad, van a la escuela y no los quieren matricular, llegan golpeados a un centro asistencial y no los quieren atender, entonces quedan con estigma.

¿Casi todos los que salen de estos centros fracasan afuera?

La mayoría no, el peor fracaso es estos casos es la muerte, pues dejan enemigos allá afuera, que en muchos casos son parte de alguna estructura y cuando se es parte de un grupo de este tipo es difícil salirse, Cuando son de la población común casi siempre se reinsertan a la sociedad.

¿Qué tipo de seguimiento interno se les da a los menores y adultos infractores?

Se hacen informes para que el juez de ejecución revise las condiciones. Estos se envían trimestralmente para indicar cuáles son los avances, incluso el juez supervisa y visita los centros para mirar su evolución.

¿Cómo está compuesta la seguridad de los centros?

Hay custodios que andan camiseta y pantalón, el carné y no usan armas de ningún tipo, solo defensa personal ante cualquier ataque, además los centros ya tienen los protocolos de seguridad. Tenemos dos anillos de seguridad, un interno de custodios especiales y el externo de la Policía, ante una emergencia que se pueda suscitar hay diversos agentes para reaccionar.

Según sus datos hay pocos menores infractores en los centros

Así es, pero hemos llegado a tener más de 80. Ellos pasan ocupados, y aunque tienen momentos de ocio y recreación, estamos controlando el ocio. Por otro lado, cada niño cuando está enfermo es vigilado por un custodio especial en los dormitorios, incluso nuestro personal les vela el sueño ante cualquier incidencia.

¿Cómo es la rutina diaria de los infractores?

Se levantan a las 5:30 am a hacer su aseo personal, luego son sacados por los custodios y asean algunas áreas o van a las aulas con los educadores, tienen su desayuno. De 12 del mediodía a 1:00 pm es el almuerzo y luego asisten a los talleres y se recrean. A las 5:00 pm descansan, luego cenan y a las 6:00 pm entran a los dormitorios.

¿Con qué presupuesto operan estos centros de internamiento?

Los centros de El Carmen funcionaban con un presupuesto mensual de 50,000 lempiras, cuyo dinero se ha destinado principalmente para cubrir audiencias en zonas lejanas como Islas de la Bahía y La Mosquitia, donde se gasta bastante, más la alimentación de quienes van de viaje, que incluye a custodios, conductor y menor.

INAMI tiene gastos onerosos en traslados, eso podría reducirse a través de las audiencias virtuales y potenciar los talleres, pero aún no dan una respuesta concreta. El presupuesto no es suficiente, se necesita por los menos 100,000 lempiras al mes. Ahora se nos da únicamente 8,000 lempiras para cada mes, después de recibir 50,000 lempiras.

¿Están en crisis?

Estamos al día con los servicios públicos, proveedores de agua y combustibles. INAMI tenía un presupuesto de 33 millones de lempiras trimestrales, pero en el último trimestre de 2021 no se nos dio, tampoco en enero, febrero ni marzo de 2022. Ese presupuesto lo pasaron a la ahora SEDESOL y ellos no dan cuenta de ese dinero.

¿Qué tipo de derechos y restricciones tienen acá?

Tienen todos los derechos, menos el de la libertad.

¿Qué nos puede decir de la visita conyugal, de familiares y alimentación? ¿Cómo funciona actualmente?

Ellos han solicitado visita conyugal, pero esta debe ser autorizada por Sinager, pues sabemos que existen riesgos como contagio del covid-19 y enfermedades sexuales. Hay niñas que llegan a visitar a niños o niñas criando a niños.

Para acceder a visita conyugal se tiene que verificar mediante trabajadores sociales y su familia que realmente son pareja o tienen algo en común. Las visitas familiares son constantes, tienen tres horas por visita y una persona por niño, no se permiten que vengan mayores de 60 años ni menores. Aquí no está autorizado el abrazo de familiares, pero en ocasiones especiales sí se permite .