26/09/2022
01:20 PM

Más noticias

Fondo del mar está lleno de restos de plástico

La isla de Roatán es un ejemplo con la ordenanza municipal de la eliminación del uso de envases y pajillas de plástico en restaurantes y complejos turísticos.

    ISLAS DE LA BAHÍA

    La basura que el mar expulsa a las orillas es de alto impacto, pero la que más causa daño es la que casi no se observa porque se va al fondo del océano, la mata silenciosamente a cientos de especies marinas.

    La expedición Plasticósfera que recorrió el mar Caribe de Guatemala a las costas hondureñas no solo hizo análisis en la superficie del mar, también realizó varios buceos que dejaron en evidencia la gran contaminación que está en la profundidad, adonde viven miles de animales que se alimentan de todo tipo de desperdicios que son letales para su sobrevivencia.

    Los arrecifes de coral son unos de los mayores atractivos naturales de Honduras; sin embargo, la contaminación de basura como el plástico los está destruyendo, y de no tomar acciones inmediatas en pocos años podrían ser solo recuerdos.

    John Carter es instructor de buceo en Roatán, él dedica parte de su tiempo libre a sacar basura del fondo del mar.
    Zara Zúniga, bióloga hondureña de la organización Bica, manifestó que “es un problema grave porque las bolsas y otros tipos de plástico son arrastrados por las corrientes marinas y quedan atrapados en los corales, lo que les provoca enfermedades y les quitan luz y oxígeno.

    Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los arrecifes de coral parecen selvas marinas de mil formas, tamaños y colores distintos; pero en realidad son colonias de miles de animalitos imprescindibles para la supervivencia de cientos de millones de personas y supone el 25% de la fauna marina del mundo como son pequeños peces y moluscos a especies más grandes como tortugas, aves acuáticas y tiburones.

    En menos de una hora, miembros de Plasticósfera sacaron del fondo del mar seis costales llenos de basura, en lo que había todo tipo de desechos, pero la mayoría eran de plástico.

    La mayoría de la basura que se extrae del mar es plástico.

    Isla ejemplar

    Roatán ha sido ejemplo en el país y otras partes del mundo al prohibir el uso de algunos tipos de plástico, como envases de refresco y pajillas en los hoteles, restaurantes y otro tipo de negocios.

    Fernando Lozano, jefe del departamento municipal de ambiente, manifestó que fue por medio del Plan de Arbitrios que se prohibió la venta de bebidas en envases de plástico y el uso de pajillas de ese mismo material.

    Al principio hicieron una campaña de socialización que duró un año con los dueños y empleados de todos los negocios; pero dos años después pueden asegurar que ha sido un éxito por la reducción de ese tipo de desechos que tanto daño causaban en el municipio.

    “La campaña no era para generar ingresos por multas, sino hacer conciencia en todos los pobladores que con ese tipo de medidas estábamos protegiendo a todo el medio ambiente. Los turistas lo han tomado a bien y nos aseguran que somos ejemplo en varias partes del mundo, porque fue difícil que las empresas transnacionales aceptaran eso; pero al final fue posible y esperamos que en el resto del país y el mundo entero tomen esa misma medida”, expresó la funcionaria.

    En la profundidad del océano se observan grandes cantidades de desechos sólidos que causan graves daños y están matando varias especies de la fauna marina.
    Lozano comentó que no solo los negocios de comidas y complejos hoteleros se han sumado a la campaña, sino también tiendas de ropa que ya no están dando bolsas de plástico a sus clientes, sino bolsas reutilizables.

    En Islas de la Bahía también tienen que hacer limpiezas a diario de las playas porque la basura procedente de otras zonas y países como Guatemala llega a sus costas.

    Nikita Johnson, coordinadora de desarrollo comunitario de la ong Bica, manifestó que se unen diferentes organizaciones para hacer limpiezas en Roatán durante el año. “Trabajamos de la mano con la organización de recicladores de todo el municipio para el manejo de desechos, ya que gran parte del plástico que llega a los botaderos es de un solo uso y no se recicla”, explicó.

    Santos Ruiz es un pepenador en Roatán, él expresó que durante 17 años trabaja en el botadero del municipio; pero en los últimos tres años han visto la disminución de botellas de plástico. “Mucha basura es la que llega del mar y hemos visto desperdicios médicos que llegan a estas playas procedente de Guatemala”, aseguró.

    El relleno sanitario de la isla de Roatán está a punto de colapsar de tanta basura, gran parte de los desechos provienen de otros países como Guatemala.