Más noticias

Exgerente: 'Enee es el freno de la reactivación económica”

La estatal sufre la crisis más grande de su historia, dice el ingeniero Manuel Arriaga Yacamán, al punto que la ineficiencia obliga a que empresas inviertan en líneas de distribución.

SAN PEDRO SULA

En los 64 años de historia de la Enee no ha habido un momento más crítico y difícil que el presente, por lo que de continuar con el modelo y la gestión actual, la estatal eléctrica seguirá siendo un lastre para el pueblo y para el Estado.

“Además de las pérdidas económicas, la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) es una empresa ineficiente que no tiene calidad de servicio y que en cualquier momento produce fallas, porque no hay inversión ni mantenimiento preventivo ni correctivo”, dijo José Manuel Arriaga Yacamán, exgerente general de la estatal.

Entre otro males , Yacamán enumera falta inversión en las centrales hidroeléctricas de la Enee, como El Cajón, Cañaveral-Río Lindo, Níspero, Patuca y Santa María del Real, no se atienden debidamente las líneas de transmisión y subestaciones, y en distribución no se han hecho las ampliaciones correspondientes.

$!Edificio de la enee trapiche

La crisis de la Enee se ha salido de control, por lo que se necesita la concertación y diálogo de los diferentes sectores, coinciden especialistas.
Algunos inversionistas que tienen sus empresas en Honduras han instalado sus líneas de distribución eléctrica para montar operaciones, puesto que la estatal no tiene la capacidad de hacer inversiones de ese tipo.

Este ha sido el caso de una empresa textil, una procesadora de productos avícolas, centros comerciales y condominios.

“Dos edificios de apartamentos están construyendo líneas para energizar los edificios. Eso, sumado a que puede pasar cualquier daño en cualquier central hidroeléctrica, en las líneas de transmisión y en las subestaciones de la Enee, nos pone en una situación difícil para las inversiones y para los consumidores”, refirió Arriaga Yacamán.

Para el entrevistado, “el freno de la reactivación económica, en un escenario que Honduras vacune a toda su población, será la Enee, porque no tendrá capacidad de generación, ni transmisión, tampoco de distribución para atender el crecimiento”.

Para el exgerente de la Enee, al corto plazo es necesario un acuerdo entre todos los sectores del país, para “sentarse como hondureños de buena fe para concertar lo que se va a hacer en los próximos años, porque este problema va a trascender lo que falta de este Gobierno, del siguiente y posiblemente del que venga, si empezamos a hacer las cosas bien desde ahora”.

Arriaga Yacamán instó por la aplicación correcta y efectiva de la Ley General de la Industria Eléctrica para tener un norte más claro en la búsqueda de solventar el problema del sector.

$!Foto: La Prensa

Las pérdidas eléctricas evitan que se sigan haciendo inversiones en los sistemas de distribución y transmisión de energía, lo cual empeora aún más la situación.
La Asociación Nacional de Industriales ( Andi), a través de su junta directiva, ha destacado cuán importante es la aplicación de la Ley General de la Industria Eléctrica en el contexto de la crisis que atraviesa la estatal.

“La Ley cambia el modelo y el sistema, y lo vuelve más competitivo, en el sentido que se permitirá que exista competencia de distintas empresas, públicas o privadas, en las distintas áreas de negocio en el campo de energía”, dijo Fernando García, presidente ejecutivo de la Andi.

García explicó que el modelo de escisión en la estructura del suministro eléctrico ha funcionado con éxito en Colombia, Estados Unidos y Europa.

“Y también aquí al lado, en Guatemala, que lo ha vuelto exportador neto de energía y con la mayor cobertura de red y mejores precios de energía. Eso significa que es un esquema que podemos implementar, pero que tenemos que trabajar de acuerdo con lo que establece la ley y con diligencia para tener los resultados”, agregó García.

$!Foto: La Prensa

$!Foto: La Prensa

Para Leonardo Deras, comisionado de la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (Cree), con el modelo y la gestión actual, la Enee seguirá siendo deficiente. “No podemos esperar más. La situación de la Enee ha llegado a niveles nunca vistos, y si seguimos postergando las decisiones seguiremos en agonía”.

En su criterio, con la escisión de la Enee se estará entrando en un mercado liberalizado y “la ley establece esa división para evitar conflictos futuros, por lo que es necesario que se divida la generación, distribución y generación de energía”, agregó Deras.

A nivel de Centroamérica, Honduras es el país con las pérdidas eléctricas más altas en las últimas décadas. El estudio “El verdadero precio de la energía eléctrica en Honduras”, hecho por la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), reveló que las pérdidas técnicas y no técnicas representan el 35% de la energía producida y son las que más encarecen el precio de la energía.

Tales pérdidas suben el valor del kilovatio hora (kWh) de 3.35 a 5.16 lempiras. Esa energía eléctrica, aunque no se sabe quién la consume, sí se le carga al consumidor cada mes. Solo parte de este costo se ve en la tarifa de la factura mensual; sin embargo, gran parte de este precio es invisible y el pueblo lo paga en impuestos y otros mecanismos.

“Cada año, las pérdidas de la Enee son de $200 millones”

SAN PEDRO SULA. Las pérdidas eléctricas son las causantes de llevar a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) a una situación de insolvencia financiera, constantes racionamientos, falta de inversión y un sistema deteriorado sin mejoras en las últimas décadas, consideró Kevin Rodríguez, director ejecutivo de la Asociación Hondureña de Productores de Energía Eléctrica (Ahpee).

“Este es un tema meramente financiero y pasa por tener la capacidad de recursos para invertirlos en mejorar el sistema eléctrico y la calidad del servicio que los usuarios estamos recibiendo”, agregó Rodríguez.

El especialista recordó que cada año la Enee tiene un nivel de pérdidas de $200 millones, lo cual ha hecho que las pérdidas eléctricas acumuladas superen los $2,200 millones.

“La escisión de la Enee permitirá que las empresas que en realidad son viables financieramente, como generación y transmisión, se puedan separar de las ineficiencias de la distribución”, añadió Rodríguez.