Miles de hondureños deciden cada año realizar la travesía por tierra hacia Guatemala y México con rumbo a Estados Unidos en busca del llamado sueño americano.