Más noticias

Cepal: El 21% de las microempresas desaparecerá en 2020

La lucha por la sobrevivencia ante riesgos de desaparecer por amenazas reales la libran los negocios más minúsculos de todo el renglón de micro.

Tegucigalpa, Honduras.

La incertidumbre, las limitaciones y presiones económicas bajo las cuales comienzan a operar las microempresas no es un problema exclusivo de Honduras, sino de toda América Latina.

Igualmente, la lucha por la sobrevivencia ante riesgos de desaparecer por amenazas reales la libran los negocios más minúsculos de todo el renglón de micro, pequeña y mediana empresa.
Al concluir el año, todos los países habrán perdido 2.7 millones de empresas formales, de esas, 2.6 millones serán microempresas, proyecta la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

“La pandemia del covid-19 está produciendo un impacto muy profundo sobre la economía y la sociedad de América Latina y el Caribe. La Cepal estima que antes de finales de 2020 podrían cerrar 2.7 millones de empresas, equivalentes al 19% de todas las firmas de la región. En el caso de las microempresas, este porcentaje podría llegar al 21%”, advierte ese organismo con sede en Chile.

El cierre de operaciones de estas unidades productivas supondría la destrucción de más de 8.5 millones de puestos de trabajo, de acuerdo con Cepal, es decir,“el 8.1% del total del empleo formal en el sector empresarial y más de un quinto de los puestos de trabajo generados por las microempresas”.

La Cepal propone que los países de la región deben adoptar un modelo de desarrollo sostenible, con inclusión e igualdad, que en los próximos años proteja y desarrollen a estas empresas que forman el tejido económico de países como Honduras.

“En la actual situación de crisis, las cooperativas pueden demostrar una mayor capacidad de resistencia en comparación con las empresas tradicionales, basadas en el compromiso de sus afiliados y en la gestión democrática de las estrategias empresariales”, recomienda.

Dado al papel protagónico que tiene este sector en la economía hondureña (aporta aproximadamente el 70% de los empleos), el mes anterior, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un financiamiento de $19.96 millones para apoyar la sostenibilidad de las mipymes afectadas por la pandemia covid-19.

El crédito aprobado por esa organización es parte del Programa Global de Crédito para la Defensa del Tejido Productivo y el Empleo y tiene como objetivo apoyar la sostenibilidad financiera de corto plazo de las mipymes hondureñas y su recuperación económica.

Este financiamiento al cual accederán solamente mil empresas del sector turismo (por ser el más afectado) será canalizado por el Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi) hacia las instituciones del sector financiero.