Más de 250,000 personas en el valle de Sula se sienten bajo amenaza

Un experto le recomienda a la CCIVS sembrar bambú o camalote (tienen un sistema radicular profuso) para amarrar la tierra.

Los progreseños están preocupados porque el Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceánicos y Sísmicos pronostica lluvias superiores al 80% en el Caribe y Olancho.
Los progreseños están preocupados porque el Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceánicos y Sísmicos pronostica lluvias superiores al 80% en el Caribe y Olancho.

El Progreso, Honduras.

Más de 254,000 habitantes de 78 comunidades de El Progreso, Yoro, se sienten bajo amenaza debido a que en mayo, según los pronósticos del Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceánicos y Sísmicos (Ceanos), habrá lluvias copiosas, y ante la inevitable temporada de huracanes que comenzará en dos meses.

Los habitantes de estas comunidades, asentadas en las riberas del río Ulúa, creen que ahora se encuentran más vulnerables, comparado con hace seis meses, debido a que los desbordamientos de las aguas de noviembre de 2020 dejaron 4.5 kilómetros de muros de contención dañados.

Esta nueva amenaza los obligó a tener una reunión esta semana con miembros de la Municipalidad de El Progreso con el objetivo de pedir su intermediación ante la Comisión para el Control de Inundaciones en el Valle de Sula (CCIVS) para que repare los boquetes en los muros.

María Elena Serrano Arévalo, jefa de ingeniería municipal, informó a Diario LA PRENSA que “todas estas comunidades le han estado haciendo un reclamo a la CCIVS porque han pasado varios meses y aún no tienen concluida la reconstrucción del bordo”.

JT-serieJ1-290421(800x600)
Un experto le recomienda a la CCIVS sembrar bambú o camalote (tienen un sistema radicular profuso) para amarrar la tierra.

“Copeco está anunciado que el invierno será bastante impactante, fuerte. Con base en eso, la gente está clamando para la reconstrucción. Sabemos que toda la margen del río Ulúa está totalmente expuesta”, dijo Serrano Arévalo. “Toda la parte que corresponde a El Progreso, 4.5 kilómetros resultaron dañados, en los cuales han comenzado a trabajar en las primeras reconstrucciones”.

En la reunión celebrada el martes, la Comisión Técnica Municipal les informó a los habitantes de San José del Cayo y Mealler que la CCIVS licitó las reparaciones la semana anterior, pero les aclaró que la Municipalidad progreseña desconoce la fecha de inicio y las empresas que ejecutarán ese proyecto.

Reparaciones

En un comunicado emitido ayer, el Gobierno informó que en los últimos días la CCIVS reparó a la vez cinco tramos de bordos, entre ellos, algunos de El Progreso.

En “La Lima, Cortés, con un total de cinco proyectos, entre los cuales están los tres tramos del canal Maya, protección del aeropuerto internacional Ramón Villeda Morales y de Campín a Cruz de Valencia. En El Progreso, Yoro, en el cauce de El Progreso se ejecutan dos proyectos que son de la aldea 4 de Marzo a río Pelo y Finca 8. En El Negrito, Yoro, se trabaja en El Perdiz y Pajuiles. En San Manuel se desarrollan tres que van desde la Casmul hasta la comunidad de Liberación Campesina, también en la margen izquierda del río Ulúa e igual margen del río Campín. En Tela, en el sector conocido como Ramal del Tigre, y con esto se totalizan 13 proyectos”, dice el comunicado.

Sistema de protección

La rotura de los bordos de los ríos Ulúa y Chamelecón, también del canal Maya, es consecuencia de una mala construcción y falta de protección forestal con sistema radicular que sirva de malla y evite los socavamientos, principalmente, en los recovecos de los ríos, afirman expertos.

“La protección de estos bordos únicamente puede ser efectiva sembrándoles una planta como el bambú y el camalote que tienen una profusión de raíces que amarran la tierra. Yo soy profesional en las Ciencias Agrícolas y sé mucho de avenamiento y riegos y, cómo conozco en su totalidad el valle de Sula y Honduras, puedo decir que los suelos cercanos a los ríos, los que no son franco-arenosos, son arenoso-franco”, explicó Guadalupe Fajardo Grajeda, ingeniero agrónomo egresado de Zamorano.

Según Fajardo, los muros se rompen porque, entre otras causas, “con árboles grandes en sus riberas y con la humedad, la fuerza de las corrientes lavan fácilmente porque el mismo peso de los árboles hace que estos caigan y que con sus raíces hagan los deslaves”.

Fajardo le recomienda a la CCIVS hacer viveros de yemas de bambú, usar camalote y “sembrar en los bordos zacate San Agustín o grama Bermuda en el fondo para que ayude a amarrar”. Además de emplear estas plantas, considera que si el Gobierno “sacara el azolve de los ríos evitaría estas grandes tragedias”.

La Prensa