Covid en Honduras en marzo: La calma antes de la tormenta

Las cifras de la pandemia el mes pasado registraron algunos retrocesos, pero podrían presagiar el tsunami que venga después

Un grupo de hondureños disfruta de un día en la playa en Puerto Cortés, durante el asueto de la Semana Santa.
Un grupo de hondureños disfruta de un día en la playa en Puerto Cortés, durante el asueto de la Semana Santa. / Foto: AFP

San Pedro Sula, Honduras

Después de los preocupantes aumentos de los dos primeros meses del año en las cifras de la pandemia de cvid-19 en Honduras se comportaron en marzo como cuando el mar retrocede justo antes de un tsunami.

De acuerdo con las cifras oficiales, tanto el número de nuevos casos reportados como las muertes reportadas, registraron sendas disminuciones con respecto a las cifras de febrero.

Así tenemos que la cantidad de nuevos contagios se redujo 20.5% en marzo en relación con el mes anterior, mientras que los fallecimientos por causa del virus retrocedieron 16.7% en comparación a febrero.

Por desgracia, no son las únicas cifras en retroceso, pues el promedio de pruebas PCR reportadas a diario, aunque se mantienen por encima del promedio del último año.

Otra cifra a la baja, esta vez más positiva, se relaciona con la tasa promedio de casos positivos diarios, que ha venido bajando todos los meses desde diciembre de 2020, una tendencia que se mantuvo en marzo 2021 al reducirse algo más de tres puntos porcentuales al compararlo con la cifra de febrero.

Por otro lado, los hondureños que se contagiarion del coronavirus y lograron recuperarse, de acuerdo con los datos oficiales, ascendieron a 6,130.

Letalidad en alza

Pero el retroceso de las cifras anteriores se alcanza al precio de un ligero aumento en la tasa de letalidad del virus.

Si bien se mantiene por debajo del promedio de los últimos 12 meses, que es de 3.4%, esta tasa ha venido en aumento desde el mes de enero y aunque el incremento fue más leve de febrero a marzo, se lo que fue entre enero y febrero, este indicador todavía se mantiene al alza.

Si la experiencia de los últimos meses vale como referencia, lo que estamos viendo sobre el comportamiento de la pandemia en marzo, sería un espejo de lo ocurrido entre diciembre y enero, cuando se registraron importantes incrementos de casos de contagio y muertes debidas, presumiblemente, a las reuniones familiares por las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Para finales del mes de abril se espera un incremento similar, en esta ocasión, por causa de las salidas a las playas y balnearios, que, a diferencia del año pasado, atrajeron a grandes multitudes durante el asueto de la Semana Santa,y las que, en muchos casos, no portaban mascarillas y tampoco observaban medidas de bioseguridad como el distanciamiento social, una de las principales formas en las que el virus se propaga.

A la espera de ver el comportamiento de la pandemia en las próximas semanas, el retroceso de las cifras registradas en marzo, no deja de sentirse como la calma antes de la tormenta y en donde una tercera ola podría sentirse más como un tsunami.

La Prensa