Interactivo: La fuerza de un huracán por categoría

Explicación del impacto que causa un huracán por categoría en la escala Saffir-Simpson.

Redacción

Un huracán es un fenómeno meteorológico que produce fuertes vientos y abundantes lluvias. Su nombre científico es ciclón tropical, pero se le puede denominar huracán, tifón o simplemente ciclón en función del punto del planeta donde se producen.

La escala de Saffir-Simpson divide los huracanes en cinco categorías según la velocidad del viento y los daños que pueden ocasionar. Asociar un huracán a una categoría permite a los servicios de emergencia prevenir los efectos que puede causar.

En un huracán de categoría 1 los vientos pueden ser de 120km/h a 15 km/h y puede causar pequeños daños en carteles y arbustos. Cuando pasa a categoría 2 los vientos pueden llegar a los 180km/h y los daños pueden afectar a los tejados de las casas, cristales o, por ejemplo, postes eléctricos de las calles.

Cuando un huracán es de categoría 3 los daños ya empiezan a ser considerables. Un ciclón de esta categoría puede destrozar la estructura de edificios pequeños, dañar zonas verdes y provocar las primeras acumulaciones de agua. En este caso los vientos pueden llegar a superar los 200 km/h.

Conocer la categoría de un huracán permite a los servicios de emergencia prever los efectos y actuar en consecuencia

En la categoría 4, los huracanes ya provocan daños generalizados en todo tipo de edificios, arrancar vegetación y generar inundaciones importantes en áreas extensas tierra adentro.

En la última categoría, la 5, la fuerza de un huracán puede destruir por completo edificios y puede provocar olas de más de seis metros, por lo que las inundaciones pueden afectar buena parte de las casas ubicadas en la zona costanera afectada.

Los rachas de viento en huracanes de categoría 5 superan los 250 km/h. Se considera que un huracán de categoría 5 tiene efectos catastróficos.

La Prensa