16/06/2024
10:48 AM

Placas de papel

  • 10 agosto 2023 /

    Esta misma semana nos referíamos a la simplona y tonta excusa en los atrasos en las compras y contrataciones públicas echando la culpa a la Ley de Contratación del Estado con ejemplos tan evidentes que debieran dar vergüenza a la sociedad, pues muestra no solo el subdesarrollo, sino la incapacidad de ejecución en quienes se hallan al frente de organismo públicos con misión específica de atender documentación de los ciudadanos.

    Ya nos hemos referido al Registro Nacional de las Personas con una morosidad en la entrega de miles de cédulas tanto a hondureños en el país como en el exterior. La Dirección Nacional de Viabilidad y Transporte lleva ya medio año en que por falta de papel, tinta o deterioro del equipo, suspendió la entrega de licencias de conducir que de momento será digital o en papel como permiso.

    Lo penúltimo, porque cada día hay sorpresas, surge en el Instituto de la Propiedad donde por carecer de placas de metal emiten identidad de vehículos y permisos en papel con la firma autorizada y con el sello de la oficina. Hay un agregado muy significativo: La solicitud a Tránsito a cuyas autoridades se pide “su valiosa colaboración” para que el vehículo pueda circular sin ningún problema durante el período comprendido (el permiso provisional se emite por un mes y se puede revalidad por 60 días más).

    Es de obligatorio cumplimiento para circular poseer el documento del IP, pero, así como las placas físicas tienen lugar bien visible ¿dónde será obligatorio colocar el frágil documento en papel?

    Estamos servidos y arreglados, pues al anonimato colectivo de vehículos que irá en aumento en todo el año hay que sumar el apagón masivo de las cámaras de seguridad de manera que la indefensión de la ciudadanía y la impunidad de los delincuentes tienen gran punto a su favor ahora en auge por las placas de papel en la guantera.

    Unos y otros dan explicaciones, pero no soluciones inmediatas a problemas provocados por los fallos de personal, no de la ley, puesto que la carencia de material y documentos es más que visible desde el momento en que se atiende la justa demanda en aumento de los ciudadanos. Nada extraño pues por décadas se han hecho los “locos” para llegar a la emergencia, compras directas o proyectos con muy escasa confianza de los ciudadanos.

    Veamos la explicación, justificación de la carencia de las placas para los carros, pues de motos todavía quedan, pero se terminarán. La directora del IP en la capital industrial adelantó la posibilidad de que el organismo pueda disponer de su propia fábrica para así evitar las compras en el exterior. “Soñaba el abad de San Pedro...”.