19/05/2024
10:14 AM

Descubriendo y valorando a Honduras

  • 03 abril 2023 /

    Los y las turistas nacionales y extranjeros (as) que deciden visitar nuestro país, sus diversas regiones y sitios turísticos, tienen la oportunidad de constatar la gran diversidad étnica, cultural, climática, paisajística del territorio hondureño, pese a su reducida extensión superficial: bosques, playas, lagos y lagunas, montañas, mares, barrera coralina, parques arqueológicos, comunidades, monumentos, propicios para descansar, explorar, aprender, comparar la ecología humana y los distintos ecosistemas con que ha sido bendecida nuestro hogar común.

    Pero ese patrimonio colectivo debe ser permanentemente protegido, tanto de la acción depredadora de los humanos como de los embates de la naturaleza.

    Las y los visitantes, de tierra adentro y del exterior, deben ser recibidos con excelente y cortés trato, proporcionándoles toda aquella información que requieran, a fin de que disfruten plenamente su estadía lejos de sus hogares.

    Hoteles y comercios deben cobrar lo justo, tarifas previamente fijadas, sin tratar de obtener adicionales ventajas económicas a las ya establecidas, de carácter cortoplacista que, a la larga, repercuten negativamente en sus ingresos, ya que el turista comprende que se han aprovechado, y así lo informa al retornar a su ciudad o país.

    El invertir en facilidades turísticas dotadas de adecuadas comodidades, con gastronomía tanto local como internacional, con áreas recreativas, espacios para el estacionamiento, facilidades en comunicación, representan inversiones que reditúan ganancias al corto, mediano y largo plazo.

    Lejos de ser gastos superfluos constituyen mejoras tanto en los presupuestos de sus propietarios como en las instalaciones físicas. De por medio está el prestigio y reputación del negocio.

    Existen al menos dos Honduras: la más conocida y frecuentada y la otra, la menos explorada y visitada. Cada una de ellas ofrece atractivos naturales e históricos. El optar por visitar la una o la otra, dependerá de los intereses, aficiones y experiencias del visitante.

    Ambas ameritan el ser recorridas a lo largo y ancho, asimilando paisajes, sabores, olores. Será un aprendizaje inolvidable. Y comparta con sus familiares y amistades las experiencias acumuladas, de esa manera generará un efecto multiplicador y más personas, tarde o temprano, también visitarán.

    Esos paisajes, olores, sabores, que usted ha tenido la dicha de visitar y valorar.

    Honduras aún está por descubrirse en toda su espectacular diversidad.