17/04/2024
01:05 AM

Creciente conflictividad

    Por los cuatro puntos cardinales del país se manifiesta el recurrente descontento popular por múltiples causas, pero con un común denominador: la insatisfacción ante el desempeño del actual régimen con respecto al cumplimiento de sus obligaciones en materias tan vitales como salud, educación, seguridad, empleo, costo de la vida, infraestructura, energía, abastecimiento de agua. Las autoridades o bien aplican paliativos temporales o no les prestan la debida atención y prioridad, desembocando en crisis que agudizan la gobernabilidad.

    Desabastecimiento de medicamentos esenciales, quirófanos en mal estado que impiden cumplir con intervenciones quirúrgicas, paros laborales del personal hospitalario por retrasos prolongados en el pago de salarios, destitución intempestiva de autoridades al frente de clínicas y nosocomios por la presión de activistas del partido en el poder -fuerzas de choque-, que imponen a correligionarios, aun si carecen de la necesaria preparación profesional, proliferación de drogas entre la juventud consumidora, adicta a estupefacientes, con impacto devastador en ella y sus familias. Escuelas y colegios en deterioro físico, el alumnado expuesto a la interrupción de clases sea por ausencia de los docentes, por condiciones sanitarias que ponen en riesgo la salud de maestros y educandos, por la presencia de pandilleros en las inmediaciones, imposición de programas educativos sin previa consulta y consenso con madres y padres de familia.

    Violencia e inseguridad en el campo y centros urbanos: tomas de tierras de propiedad privada en plena producción, feminicidios, extorsiones, asaltos en unidades de transporte colectivo, secuestros.

    No generación de puestos de trabajo, lo que provoca proliferación del sector informal de la economía, vendedores ambulantes con ingresos esporádicos para quienes deben necesariamente dedicarse a esta actividad ante la ausencia de oportunidades laborales permanentes, supresión del empleo por hora que permite a jóvenes trabajar y estudiar. Carreteras y caminos de acceso en deterioro, impidiendo el traslado de la producción agrícola a los mercados consumidores, lo que provoca tomas y cortes por parte de agricultores. Los salarios insuficientes ya no permiten a las familias de estratos sociales bajos y medios poder acceder a una dieta equilibrada y nutritiva.

    Los cortes de energía eléctrica impactan en hogares y empresas por igual, semiparalizando la producción, vital para mantener a flote la economía, cada vez más dependientes de las remesas enviadas por nuestros compatriotas residentes en el exterior. El líquido vital y su abastecimiento se tornará cada vez más severo ante los pronósticos meteorológicos de prolongada sequía para este año.

    Este es el panorama cotidiano en que transcurren las vidas de nosotros, los gobernados, insertos en incertidumbres y zozobras día tras día.