“La vida se encoge o se expande en proporción al propio valor”: Anais Nin.

En la vida diaria pasamos mucho tiempo buscando cosas perdidas, las llaves del carro, casa, papeles, recibos, en fin, malgastamos el tiempo en ello. Siempre que vaya a su descanso pregúntese a sí mismo: serví a alguien más, realicé algo productivo, pues cuando se logra comprender la riqueza del tiempo adquiere mayor valor su vida.

La perspectiva de vida cambia radicalmente, ocúpese en dar lo mejor de sí, lo que el Señor ha puesto en su corazón, no permita distracciones peleando batallas que no son suyas. Si alguien tiene problemas con usted no se desenfoque, no trate de convencer un convencido, hay personas a las que nunca usted les va a agradar ni lo van a aceptar.

Siempre hay personas que haga o no haga, nunca será suficiente. Se tiene una responsabilidad, y Dios le ha dado la vida no solo para ocupar un espacio en la tierra, sino cumplir un destino. Tiene un llamado a la acción, enfóquese, alcance las metas.

Así como se gasta el dinero se puede gastar la vida. Es tiempo de sacar mayor provecho de las oportunidades sin importar quién le haya ofendido; no se quede en la llanura, sino que elévese a las alturas.

“No nos cansemos, pues, de hacer el bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos”: Gálatas 6:9 RVR1960. “Cuide sus relaciones, el que camina con sabios sabio será. A veces toca dejar ir a las personas equivocadas para mantener la mente bien ubicada. Las batallas más recias nunca llegan a las personas desanimadas, amargadas, es a los guerreros que conocen su propósito, metas y destino, que aprenden a ver de frente el dolor y a veces vivir sin sabor; pero no se quedará en la mitad del camino, usted será todo lo que Dios le asignó ser. Siempre toca ser bueno con las personas, aunque ellas no lo sean con usted.