Si usted vio la película “Firefox, el arma definitiva”, seguramente recuerda que fue dirigida y actuada por Clint Eastwood. Aunque fue filmada allá por 1982, se ha convertido en una especie de clásico que casi treinta años después aparece a menudo en la televisión.

La trama es llamativa. Los soviéticos han desarrollado un prototipo de avión de combate muy sofisticado. El “Firefox” no solo alcanza velocidades superiores a cualquier otro aparato, también es invisible al radar. ¿Lo más novedoso? Que su sofisticada computadora maneja los mandos traduciendo en órdenes instantáneas los pensamientos del piloto. En otras palabras, son los pensamientos del piloto los que determinan la dirección y el comportamiento del avión. Cuando los sistemas de espionaje de la Otan lo descubren deciden enviar al piloto de elite Mitchell Gant (Clint Eastwood) para que robe el avión de la base de alta seguridad en la que se encuentra y lo traiga a Occidente. Nuestro personaje habla con fluidez tanto el inglés como el ruso. Y mientras escapa tiene que recordar constantemente que debe pensar en ruso, que es el idioma en que ha sido programado el avión. Sabe bien que será catastrófico pensar en inglés. ¿Ingenioso? Sí, aunque la idea no es del todo original. En realidad, cuanto sucede en nuestra vida y la dirección que esta tomará está también determinado por nuestros pensamientos. Como el “Firefox”, nosotros tenemos una especie de computadora (nuestra mente) que solo actuará con nuestros pensamientos. Por ello, nuestros pensamientos positivos o negativos, constructivos o críticos, son los que determinarán nuestro rumbo en la vida.

Sí, nuestra capacidad de pensar es nuestro recurso más valioso. Porque basados en nuestros pensamientos es que tomamos decisiones y actuamos o dejamos de actuar. Es bien sabido que nuestra capacidad para elegir nuestros pensamientos es lo único sobre lo que tenemos un control absoluto.

Debemos, pues, cuidar nuestros pensamientos. “Porque tal como un hombre piensa, así es él”.

LO NEGATIVO: Descuidar nuestros pensamientos, dejarlos arrastrarse hacia el negativismo.

LO POSITIVO: Ser cuidadosos en la elección de nuestros pensamientos, porque son ellos, como en el Firefox, los que guían nuestro rumbo y nos llevarán al éxito o al fracaso.

las columnas de LP